EFEAlmería

La Fiscalía Provincial de Almería ha denunciado ante el Juzgado Decano de Almería como presunto autor de un delito continuado de prevaricación administrativa al exalcalde de Huércal de Almería Ismael Torres (PP), por posibles irregularidades en facturas por un total de 1,4 millones de euros.

En un decreto rubricado por el fiscal jefe Antonio Pérez Gallegos, al que ha tenido acceso Efe, se acuerda la interposición de esta denuncia tras la presentada por la actual alcaldesa del municipio, Ángeles Castillo (PSOE), en referencia a contratos realizados por Torres de servicios, suministros y obras.

Contratos que, según recoge el decreto, presuntamente se realizaron sin "consignación presupuestaria y sin seguir el procedimiento administrativo legalmente previsto y con informes en contra del interventor, haciendo prevalecer su propia voluntad sobre los intereses generales del ente local y los particulares de los posibles interesados".

La Fiscalía considera que los supuestos hechos pueden ser constitutivos de un delito continuado de prevaricación administrativa del artículo 404 del Código Penal, "sin perjuicio de una ulterior y más depurada calificación jurídica".

Cabe recordar que la actual regidora informó en noviembre de que había puesto en conocimiento de la Fiscalía los expedientes de facturas impagadas que fueron al pleno de la Corporación el 19 de octubre y cuyos informes de fiscalización contenían reparos de intervención.

En una nota, Castillo informó de que los informes sobre esas facturas de servicios, suministros y actividades contratadas íntegramente por el exalcalde de la localidad, Ismael Torres, "certifican" que el exregidor "ha vulnerado la Ley de contratos del Sector Público" puesto que "se han realizado sin seguir el procedimiento administrativo y, en la mayoría de los casos, sin consignación presupuestaria".

"Además de que ha traspasado con creces los límites máximos de la contratación menor", argumentaba la alcaldesa huercalense.

También reprochó "la espantada que dio Ismael Torres en el pleno no queriendo asumir su responsabilidad después de que ha dejado el Ayuntamiento con facturas impagadas por más de 1,4 millones de euros".