EFEAlmería

La Policía Nacional ha detenido en Almería a quince presuntos miembros de un grupo criminal dedicado al tráfico de drogas a gran escala, por este delito y los de defraudación de fluido eléctrico, tenencia ilícita de armas y tentativa de homicidio, ya que los considera responsables de un tiroteo con dos heridos.

La Comisaría de Almería ha informado en una nota de que la operación 'Sinze' se inició durante el verano de 2019, después de que los agentes tuviesen conocimiento de la posible existencia de una banda dedicada a la venta de marihuana.

Durante el operativo policial fueron detenidas quince personas, doce hombres y tres mujeres, con edades comprendidas entre los 22 y 59 años. Precisamente el líder de la presunta organización es la persona más joven de la misma.

Según la Policía Nacional, A.G.U., de 22 años, "dirigía, controlaba y coordinaba toda la actividad criminal", ayudado por su lugarteniente, hombre de su "entera confianza y con amplios conocimientos en electricidad". M.G.C., de 45 años, se ocupaba del montaje y mantenimiento de las instalaciones eléctricas de todas las plantaciones de marihuana.

En los niveles más bajos de la pirámide se situaban los jardineros y vigilantes, responsables directos de las distintas plantaciones de marihuana, para lo cual disponían de armas de fuego cortas y largas que habían adquirido en el mercado ilegal.

Durante el desarrollo de la investigación, los agentes constataron que esta banda generaba y comercializaba ingentes cantidades de marihuana. La "ambición" del propio líder le llevó a intentar dar un salto más, y hacerse cargo también de la distribución de la droga por países de la Europa Central, obteniendo con esta función aún mayores beneficios económicos.

La información que manejaba la Policía apuntaba a la adquisición con carácter inmediato de pequeños camiones o autocaravanas, con los que realizar dicho transporte burlando los controles policiales.

Además de la desarticulación de esta banda criminal, la Policía Nacional en Almería ha resuelto un tiroteo producido el 3 de septiembre del año pasado en la Cañada de San Urbano de Almería, donde resultaron heridos de bala un padre y un hijo.

Las averiguaciones realizadas en los días posteriores al mismo, apuntaban la autoría a varios miembros de este grupo organizado. La causa de los disparos fue presumiblemente un "vuelco de droga", la creencia de que los tiroteados pretendían apoderarse de la marihuana oculta en una de las viviendas de la organización.

De hecho, los investigadores centraron un mayor interés en estos inmuebles, que poseían características "muy definidas": eran viviendas arrendadas, alejadas de vecinos, con servicio de agua y electricidad -que duplicaban con una acometida ilegal-, con caminos de acceso poco transitados pero cercanos a vías de escape.

En total, la Policía Nacional registró 9, localizadas en Almería capital, Huércal de Almería, La Cañada de San Urbano, Pechina, Níjar, Viator, Venta Cabrera, Cabo de Gata y Cañada Cintas.

La operación 'Sinze' se saldó con la detención de 15 personas y la intervención de 3.580 plantas de marihuana, 2.300 esquejes ( todo ello con un peso de 630 kilos), 38.000 euros en efectivo, 631 transformadores eléctricos, 810 lámparas, 27 extractores de aire, 16 aparatos de aire acondicionado, 2 vehículos, numerosa munición de diferentes calibres y cuatro balanzas de precisión.

Los detenidos han pasado a disposición del Juzgado de Instrucción número 4 de Almería, conocedor de las diligencias previas, que ha acordado el ingreso en prisión de 13 de ellos.