EFESevilla

Tres obras de la primera etapa de Murillo, que se conservan en la Real Academia de San Fernando, donde han servido como ejemplo a los artistas jóvenes en sus ejercicios, podrán verse desde hoy en el Archivo de Indias de Sevilla.

"La Resurrección del Señor", "El Éxtasis de San Francisco de Asís" y "La Magdalena Penitente" son los tres cuadros de formato grande que integran la exposición denominada "Murillo en el Archivo de Indias", que tiene otra curiosidad histórica, que en la sede de este archivo, edificio cuya denominación histórica es "La Lonja", ejerció Murillo en 1660 como maestro de jóvenes artistas, ya que fue la primera sede de la Real Academia de Santa Isabel de Hungría.

La Real Academia de San Fernando posee un cuarto Murillo, un "San Diego de Alcalá dando de comer a los pobres", que muestra el milagro de este santo que daba de comer sin que se le agotara el puchero, y que viajará a Sevilla a fin de año para formar parte de la gran exposición de Murillo que cerrará la conmemoración de su cuarto centenario.

Estas cuatro obras de Murillo forman parte de la academia madrileña desde hace algo más de dos siglos, como ha señalado el académico José María Luzón, quien ha dicho que se está estudiando el proyecto de hacer una exposición en la Real Academia de San Fernando sobre la influencia de Murillo en los pintores de varias generaciones, ya que en los almacenes de esta institución se conservan numerosos dibujos, cuadros y bocetos de los alumnos que han aprendido copiando estas y otras obras del maestro sevillano.

Luzón también ha destacado que el cuadro de "La Magdalena Penitente" ingresara en la academia madrileña en unas circunstancias especiales, ya que fue el primer cuadro incautado en una aduana por una real orden de Carlos III, con la que el rey trató de evitar que salieran cuadros de las fronteras españolas que podrían servir para formar a los artistas del país.

"El Éxtasis de San Francisco de Asís" se considera el primer encargo de importancia que recibió un joven Murillo de menos de treinta años y formó parte de una serie que hizo para el antiguo convento sevillano de San Francisco.

"La Resurrección del Señor", al igual que "El Éxtasis" fue llevado durante la ocupación napoleónica, en 1810, al Alcázar de Sevilla para ser trasladado a París por orden del mariscal Soult, si bien tres años más tarde regresó a Madrid donde fue depositado en la academia como ejemplo para la enseñanza.

Luzón ha explicado igualmente que el origen de las academias españolas -inspiradas en las italianas- se encuentra en el impulso al progreso y la modernidad del periodo ilustrado, ideada en la época de Carlos III, con la idea de que los artistas "se formaran y tuvieran rango", de modo que los jóvenes aspirantes de doce y trece años que allí estudiaban ya obtenían el tratamiento de "don".

Como "pequeña pero grande" por "su excelencia" ha calificado el director general de Bellas Artes y Patrimonio Cultural del Ministerio, Luis Lafuente esta muestra que también ha calificado como "la principal aportación del Ministerio de Cultura al Año Murillo".

Es una muestra de "gran calidad" artística y de "indudable interés histórico", ha señalado Lafuente, quien ha anunciado que "La Resurrección" será restaurado tras esta estancia en Sevilla que los otros dos cuadros ya lo han sido por el Instituto de Patrimonio Cultural de España.

También ha destacado "el gran arraigo" sevillano de las tres obras y lo mucho que estos tres lienzos muestran sobre la técnica del joven pintor que acabaría convirtiéndose en uno de los genios de la pintura.