EFESevilla

Una macroexposición en cinco sedes de la ciudad de Sevilla reúne unas seiscientas piezas entre obras de arte contemporáneo, instalaciones y objetos que tratan de interpretar la obra y el legado de Murillo desde el arte más actual.

"Aplicación Murillo. Materialismo, 'charitas' y populismo" es el título de esta "exposición-proyecto", como también la ha denominado uno de sus comisarios, el artista contemporáneo Pedro G. Romero, quien la ha definido como "una caja de herramientas para interpretar a Murillo desde el arte contemporáneo".

Pinturas, grabados, fotografías, tapices y otras piezas textiles, instalaciones, libros y otros objetos componen esta muestra inaugurada hoy y para cuyo primer recorrido se han previsto cuatro horas, ya que entre sus sedes se encuentra el antiguo Convento de Santa Clara, los también históricos Hospital de los Venerables y Hospital de la Caridad, la sede universitaria del Cicus y la Sala de Exposiciones Atín Aya.

Un cuadro de Picasso, una fotografía de Dora Maar y pinturas y grabados de Gutiérrez Solana, Benjamín Palencia y una obra de Joseph Beuys e instalaciones de Oriol Violanova y Oriol Vilapuig, además de vídeos y fragmentos cinematrográficos, forman parte de esta muestra, para la cual han cedido obras una treintena de instituciones y museos.

Pedro G. Romero ha dicho a Efe que la exposición se ha hecho coincidir con la gran antológica de Murillo en el Museo de Bellas Artes, en el que ahora pueden verse más de setenta obras del artista del que se celebra su cuarto centenario, con la propuesta de que esa antológica pueda verse con otra mirada tras el recorrido de "Aplicación Murillo".

Esta exposición de arte contemporáneo ofrece "elementos para juzgar a Murillo de otra manera, para ver a Murillo desde lo contemporáneo", según Pedro G. Romero, quien se ha mostrado partidario de despejar al pintor sevillano "de la caspa y los kilos de academia que lo ensombrecen".

Romero ha asegurado que la modernidad rechazó a Murillo mientras que lo popular lo aceptó, como demuestran las miles de reproducciones de sus obras efectuadas por la industria, también por la farmacéutica, además de almanaques y otras muchas impresiones publicitarias.

El comisario ha insistido en que se trata de una exposición "sobre" Murillo, en la que se interpreta al pintor y su obra de manera poética y, en algunos casos, "con riesgo", porque se ha tratado de seleccionar obras "pertinentes y ajustadas al discurso, aunque no se trate, en algún caso, de grandes obras y además generen dudas".

Otras de las obras seleccionadas reflejan cómo la obra de Murillo puede operar a principios del siglo XXI en el arte más actual, cuando algunos artistas han recurrido a los mitos que la obra del pintor sevillano ha generado desde su tiempo, a los tópicos que históricamente lo han ido encasillando, a las peripecias patrimoniales que ha sufrido su obra con el expolio napoleónico incluido, y hasta a detalles de su biografía.

La exposición también incluye obras de Norah Borges, Man Ray, Helios Gómez, Marcel Duchamp, Walker Evans, Helen Lewitt, Julio Romero de Torres, David Hockney, Ilya Kabakov, Tacita Dean y Ramón Gaya, entre muchos otros, y entre la treintena de instituciones que han prestado obras figuran el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, la Biblioteca Nacional España, el Museo Arte Contemporáneo Barcelona, y Artium.

Y trece artistas invitados han realizado o prestado obras específicas para esta exposición: Paula Rego, Inés Doujack, 4Taxis, Hiwa K, Isidoro Valcárcel Medina, Julio Jara, Teresa Lanceta, Miguel Trillo, Salome del Campo, Gloria Martín, Oriol Vilapuig, Oriol Vilanova y Patricia Caballero. EFE

av/vg