EFESevilla

La Guardia Civil investiga a 26 personas por su participación en la pesca ilegal y comercialización de coquinas contaminadas, en una actuación que se ha centrado en las provincias de Sevilla y de Cádiz, según ha informado este martes un comunicado del instituto armado.

Esta operación fue iniciada por el Seprona de la Guardia Civil de Sevilla, en colaboración con inspectores de pesca de la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía AGAPA, y ha detectado la comercialización de 44 kilogramos de coquinas contaminadas con biotoxinas, entre las localidades sevillanas de Écija, Carmona, La Algaba, Utrera, Cantillana, Bormujos, Coria del Río y San José de la Rinconada, y las gaditanas de Villamartín y Ubrique.

La investigación se inició en la inspección de una pescadería de Coria del Río, donde se tomaron muestras de coquinas que determinaron que contenían biotoxinas "en cantidad muy superior de los niveles permitidos", según la Guardia Civil.

Los agentes confirmaron que algunos mariscadores capturaron coquinas en zonas vedadas por razones sanitarias, así como que el responsable del centro de expedición y depuración que las recepcionaba, el mayorista que las recibía y vendía a los minoristas y los pescaderos, "como último eslabón en la cadena de distribución al consumidor final", habrían participado en mayor o menor medida como presuntos autores en la comisión de un supuesto delito contra la salud pública.

Las biotoxinas, ha añadido el comunicado, se pueden encontrar en moluscos bivalvos, que se alimentan por filtración, como coquinas, vieiras, mejillones y almejas, aunque también en peces y en crustáceos, y causan la denominaa “intoxicación amnésica”,que afecta al sistema nervioso central y produce daños que pueden ser severos y permanentes. EFE

am