EFEAlgeciras (Cádiz)

La Policía Nacional ha detenido en las localidades gaditanas de Algeciras y San Roque a ocho personas y ha desmantelado tres puntos de venta de droga en operaciones contra el menudeo.

Las detenciones, según ha informado hoy la Policía Nacional, se han realizado en el marco de una investigación desarrollada para la erradicación de tres puntos de venta de droga muy activos donde los drogodependientes adquirían cocaína, hachís y benzodiacepina.

La primera operación, denominada "Jabalón", se impulsó gracias a la colaboración ciudadana, ya que vecinos informaron a la Policía Nacional de Algeciras de la existencia un punto de venta de estupefacientes y fármacos en la calle Jabalón de esta localidad.

Tras varias semanas de vigilancia fue registrada una vivienda, donde la Policía se incautó de 1.080 pastillas de benzodiacepina, aproximadamente 50 gramos de hachís, 130 euros en moneda fraccionada, una balanza de precisión y útiles para la dosificación del hachís.

Durante el registro fueron detenidos dos jóvenes de 18 años y un menor de 17 años, todos de nacionalidad española.

La principal investigada tenía preparadas las pastillas de benzodiacepina para pasarlas a Ceuta y enviarlas posteriormente a Marruecos.

La segunda de las investigaciones se ha desarrollado en San Roque, tras tener conocimiento de que en el polígono de Albarracín una persona se estaba dedicando a la venta de estupefacientes.

Tras varios días de seguimientos fue detenido un hombre de 55 años en cuyo domicilio fueron encontrados 8 gramos de cocaína dosificada y preparada para su venta, así como útiles para su procesado.

La última intervención se desarrolló en la barriada de El Cobre, en Algeciras, donde los investigadores descubrieron la existencia de un clan familiar, apodados Los Cabezones, que se dedicaban a la venta a pequeña y media escala de hachís y cocaína.

Los investigados no solo vendían estupefacientes a consumidores, sino que abastecían de dicha sustancia a otros traficantes.

Tras el registro del domicilio, fueron detenidas dos mujeres de 49 y 28 años y dos hombres de 52 y 26 años, todos ellos miembros del mismo clan familiar.

Durante el registro se intervino un total de 14.120 gramos de hachís, 34 gramos de cocaína, una balanza de precisión y útiles para su dosificación y venta, así como dos armas de fuego largas y 222 cartuchos, un arma de descargas eléctricas, 9.947 euros en efectivo y un vehículo.