La bailaora cordobesa Olga Pericet invoca al mito y a la fragilidad de Carmen Amaya en el XXIV Festival de Jerez, que mañana miércoles alcanza ya su sexta jornada.

Pericet pone en escena el espectáculo ‘Un cuerpo infinito’, en el que se acerca a la figura de Carmen Amaya no únicamente desde el mito y la memoria, sino también desde la fragilidad y el dolor de una “simple mortal”.

En rueda de prensa, la artista cordobesa ha subrayado su intención de “explorar” en este montaje “un mundo oscuro, un universo con las pequeñas estrellas que circulaban en torno” a Carmen Amaya.

Aunque su espectáculo es un reconocimiento “a un mito, a un genio”, no se trata sin embargo de un homenaje a la bailaora de Somorrostro, motivo por el cual no hay ninguna referencia a su iconografía.

‘Un cuerpo infinito’ recoge además de la dimensión internacional que tuvo Carmen Amaya y hace incluso “un guiño” al mundo de Hollywood, “a ese flamenco que dialoga con otras músicas”.

Para este proyecto, una idea original de Olga Pericet, la bailaora ha buscado el asesoramiento dramatúrgico de Roberto Fratini; el acompañamiento coreográfico de Marco Flores, Rafael Estévez y Valeriano Paños; y la dirección escénica de Carlota Ferrer.

Además de este espectáculo, la sexta jornada del XXIV Festival de Jerez incluye el regreso a este certamen de Carmen Herrera, que pondrá en escena el montaje ‘La luz que me alumbra’ en la Sala Paúl.

La obra cuenta con la dirección musical del guitarrista Javier Ibáñez y un elenco artístico en el que sobresalen las voces de Miguel Ángel Soto el Londro, José el Mijita y la gaditana May Fernández.

Junto a ellos estarán las guitarras de Miguel Salado y Javier Ibáñez; la percusión de Carlos Merino; y las palmas de Carlos Grilo.

Completan el elenco las bandurrias de Héctor Valle y Eduardo Torné; el laúd de José Valle; y la colaboración especial de la Banda Sinfónica Ciudad de Jerez.