EFECórdoba

El 80 por ciento de la población andaluza habrá pasado la infección por la cepa ómicron para primeros de febrero, según ha vaticinado este jueves el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre.

Durante la inauguración de la nueva UCI pediátrica del Hospital Universitario Reina Sofía, en Córdoba, Aguirre ha afirmado que el cálculo es consecuencia del modo en el que “se ha socializado de manera tan extensa en toda Andalucía” la cepa ómicron.

Así, aseguró a los periodistas que “viendo la expansión que ha tenido la cepa ómicron, la tenemos todos en la casa”, ya que es muy improbable que haya alguien que no conozca a una persona en su entorno más cercano que no se haya visto afectada por la Covid-19 desde mediados de diciembre.

De hecho, el consejero se mostró convencido de que los datos de la incidencia acumulada “están distorsionados, que no son una realidad”, ya que “antes las pruebas diagnósticas de infección activa (PDIA) se hacían a cualquiera que tenía síntomas” y que, ahora, con los autotest, “si no hay una sintomatología grave, el infectado “se queda en la casa” y muchos casos ni siquiera se comunican”.

El titular de Salud aclaró que los casos que se comunican al sistema público de salud, por ejemplo mediante algún sistema telamático, y que no son confirmados mediante una PDIA, no se consideran a efectos de incidencia acumulada”.

Por ello, añadió, “es muy difícil que este dato sea objetivo”, lo que sí lo es es la presión hospitalaria, sobre todo a nivel de UCI, y el número de personas fallecidas.

“Hoy declaramos 17.000 en Andalucía, multipliquemos por dos o tres cada día”, subrayó, tras lo que mostró su esperanza de que “la ómicron sea la última cepa, que no venga una variante diferente y que podamos convivir con la ómicron en el momento de que lo haya pasado el 80 por ciento de la población”, lo que sería positivo, a su juicio.

De cualquier forma, recalcó que la evolución de la ómicron en los no vacunados “no tiene nada que ver con los vacunados”, que en este caso “es hacia la curación en poco tiempo de forma mayoritaria”.

Ante la convocatoria la próxima semana del Comité de Alto Impacto en Salud Pública, Jesús Aguirre adelantó que lo más probable es que se mantenga al menos quince días la exigencia del pasaporte Covid, por el efecto que tiene en el incremento de las personas vacunadas, 220.000 desde que entró en vigor, y, además, “es muy importante porque gran parte de la presión que tenemos de camas y a nivel de UCI es de personas no vacunadas”.

De la misma forma, concretó que la Junta de Andalucía no contempla la eliminación de la obligatoriedad del uso de mascarillas, sino, por el contrario, la ampliación, además de las FFP2 “a otros estamentos sanitarios y públicos” además de al ya establecido en las residencias de mayores.

Aguirre también dijo que se les había transmitido a los presidentes de los clubes deportivos “un toque de atención” por la relajación en el uso de las mascarillas en los eventos, como concretó que se ha podido ver en los últimos acontecimientos.