EFECórdoba

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), Joaquín Páez, ha advertido de que es preciso "poner contención a los nuevos regadíos, da igual que sea con aguas superficiales o generadas", porque todas "forman parte del ciclo del agua igual".

Paéz, que participó hoy en Córdoba en la apertura de un taller del proyecto europeo Suwanu Europe sobre el uso de aguas regeneradas en la agricultura, ha declarado a Efe que "hay que ser conscientes de dónde estamos, de qué clima tenemos, del cambio climático y en todo eso también están implicadas las aguas regeneradas".

Por ello, el objetivo de la CHG es la sustitución de las aguas superficiales y subterráneas que ahora se utilizan en la agricultura por las que se regeneran de la depuración, debido a que "tenemos una cuenca en la que el índice de explotación del agua para el regadío es muy alto".

De cualquier forma, Pedro Páez admitió que es posible que las aguas regeneradas puedan ser utilizadas por el desarrollo del regadío "en ciertas comarcas que tengan difícil el acceso al agua superficial o subterránea", aunque esa circunstancia debe estudiarse en el marco del proceso de consulta e información pública de la planificación hidrológica 2021-2027 que se lleva a cabo en estos momentos.

Este desarrollo se verá condicionado, en su opinión, por "las exigencias para la reutilización de aguas residuales para la agricultura por parte de Europa", que "son grandes, y porque hay ir cambiando conciencia, hábitos y usos".

De ahí que la apuesta desde la CHG pase por intentar concienciar a la comunidad de regantes de que se puede utilizar el agua regenerada como reemplazo de la subterránea y la superficial "para conseguir el valor añadido de la agricultura" y en la línea de cuidar el medio público hidráulico y los ecosistemas naturales que "suponen la garantía de futuro para la agricultura en cuanto son el reservorio del agua".

Para Joaquín Páez,"la utilización de aguas residuales es una excelente oportunidad para ello", motivo por el que "queremos potenciar y vamos a estar en cualquier iniciativa que suponga la sustitución de aguas superficiales y subterráneas por aguas regeneradas".

Según el informe de seguimiento del Plan Hidrológico del Guadalquivir del año hidrológico 2017-2018, último publicado, del total de 1.170,92 hectómetros cúbicos consumidos, 16,99 procedieron de la reutilización, lo que supone el 1,45 por ciento del total, que fue a parar en su totalidad a uso agrario.

En la sesión inaugural del taller, el catedrático del área de conocimiento de Economía, Sociología y Política Agrarias de la Universidad de Córdoba, Julio Berbel, señaló que Andalucía sólo alcanza el 6 por ciento del total del agua regenerada que se reutiliza en España, al llegar a los 41,42 hectómetros cúbicos anuales.

Berbel pertenece al grupo de invetigación WEARE (The Water, Environmental and Agricultural Resources Economics) de la Universidad de Córdoba, que participa en el programa Suwanu Europe, una red temática con cargo a la iniciativa Horizonte 2020 de la Unión Europea en la que participan nueve regiones de ocho países comunitarios.