EFECórdoba

No es tan espectacular como la floración del cerezo en el Valle del Jerte, pero los almendros de la Subbética cordobesa no tienen nada que envidiarla y la mancomunidad de municipios de la zona y empresas de turismo activo ya se afanan en potenciar la rentabilidad económica.

Es un árbol que florece en invierno y justo ahora resaltan los encantos de una de las zonas de la provincia más llamativas por su relieve y naturaleza, como es el Parque Natural de las Sierras Subbéticas, donde el almendro crece tanto de forma asilvestrada como en explotación agraria.

"Hay que tener en cuenta que en la Subbética hay zonas donde el almendro florece muy temprano", como ocurre el camino entre las localidades de Carcabuey y Luque, donde hay abundancia de estos árboles realmente espectaculares pero "florecen a mediados de enero aproximadamente", destaca a Efe Catalina Molina, técnico en Turismo de la Mancomunidad.

Pero la mayoría de espacios almendrados tienen una floración más tardía y muchos de ellos son todavía visitantes en las zonas de menor altitud y que son muy aptos para realizar rutas familiares, como el caso de la Sierra Cristina, en Priego de Córdoba, con almendros "muy antiguos" y por la que transcurre una ruta de bicicleta de montaña "realmente preciosa".

Muy a mano están en las lindes de la Vía Verde que une Luque con Lucena, cabecera de comarca y segunda localidad de la provincia en tamaño y población, donde se pueden contemplar numerosos ejemplares que inundan no sólo de color un cielo llamativamente azul, sino también de un aroma dulce y alimenticio que atrae al ser humano y a numerosos insectos que ayudan a la polinización.

En plena Vía Verde del Aceite, el pueblo de Doña Mencía prepara "numerosos postres típicos tradicionales elaborados con base de almendra, como puede ser el 'cuajo'", mientras que otra ruta destacada es la que transcurre desde Zuheros, incluido en el club de "Los Pueblos Más Bonitos de España", hasta La Nava de Luque, la conocida como "Ruta del Cañón del Río Bailón".

Por San Valentín, la propia Mancomunidad elabora el concurso "#AmorAlmendrado" que consisten en hacerse una foto con el almendro de telón de fondo y los ganadores se llevan de premio una escapada romántica para dos personas por la Subbética.

Este árbol, además, que se supone lo introdujeron en la Península los fenicios, adorna con macizos idílicos la zona del Rute Viejo entre lienzos de murallas, lo que no deja de ser también un atractivo para pintores que tratan de capturar la naturaleza en un lienzo de muy diferentes maneras.

Según recuerda la técnico de turismo de la Subbética, el almendro, junto con el olivar, y como alternativa o complemento a éste, es también el gran protagonista de la agricultura de secano del sur de la provincia.

Una faceta que no puede quedar relegada en el olvido y que recogen varios estudios, así como desde la propia Junta Rectora del Geoparque de las Sierras Subbéticas, que señala que "el almendro es el único frutal de secano que destaca por su cultivo, incrementándose la superficie en los últimos años por el auge de los productos navideños".

Las elevadas temperaturas han provocado el florecimiento de este árbol unos 20 días antes de lo normal en casi toda la mitad sur de España, y también en la Subbética, un fenómeno que cada temporada se observa con mayor frecuencia, según indica el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Eso da pie a pensar que en el resto de la provincia de Córdoba también hay grandes posibilidades turísticas con este árbol fuera de la temporada habitual, que es la primavera.

No en balde, los datos de la Junta de Andalucía sobre este cultivo indican un "importante incremento" en la provincia de Córdoba, con la incorporación de nuevas plantaciones en regadío, y que también podrían cumplir con su faceta de atractivo turístico y no sólo de potencial económico agroalimentario.