EFECórdoba

Un trabajo de investigación de la Universidad de Córdoba (UCO) ha conseguido incorporar luminiscencia al grafeno, lo que abre un nuevo camino para seguir ampliando propiedades de este material que se comporta como un excelente conductor térmico y eléctrico.

La UCO ha explicado en una nota que el grafeno está considerado como un súper material ya que es más ligero que el aluminio, más duro que el diamante, más elástico que la goma y más resistente que el acero, por lo que será "parte importante de los futuros avances tecnológicos".

El grupo de investigación FQM-346 del Departamento de Química Orgánica de la UCO ha ideado la manera de que este material se comporte de forma luminiscente, una nueva característica de la que antes carecía y que ahora abre un nuevo campo de aplicaciones.

Según explica el profesor Francisco José Romero Salguero, uno de los autores de la investigación, la luminiscencia es una característica de algunas sustancias que les permiten emitir luz a una longitud de onda diferente a la que han absorbido.

De esta manera, los materiales luminiscentes pueden emitir luz visible a partir de energía, una propiedad que los hace útiles como fotocatalizadores o marcadores fluorescentes para su visualización en macromoléculas y materiales biológicos.

El estudio ha sido publicado en la revista Chemistry: A European Journal, auspiciada por las principales sociedades de química de Europa, y en el que también han participado los investigadores de la UCO Juan Amaro Gahete, César Jiménez-Sanchidrián y Dolores Esquivel, junto con otro grupo de investigación belga.

Lo que hace especial al grafeno es su estructura hexagonal a base de átomos de carbono altamente cohesionados mediante una especie de nube electrónica en forma de "sandwich".

Si se interrumpe la conexión entre los átomos de esta nube se pierden parte de sus propiedades, por lo que la superación de este escollo ha radicado el éxito de la investigación, según Romero.

Para ello, al grafeno le han incorporado europio, un metal que se coordina a la perfección con las moléculas modificadas de este súper material y que es el responsable de conferirle las propiedades lumínicas.

Los resultados ofrecen aplicaciones inmediatas, ya que este grafeno luminiscente puede ser usado en materiales biológicos y en el análisis de células de tejidos, si bien el estudio también abre la puerta al empleo de una variedad de elementos químicos que a partir de ahora podrían combinarse con el grafeno para proporcionarle características nuevas.

Por ejemplo, si se le integran ciertos tipos de metales, se podría generar un grafeno magnético, lo que supone una línea de investigación para aumentar la versatilidad de una sustancia que posee unas características "más que prometedoras y que ya se ha ganado a pulso el calificativo de material del futuro".