EFEMálaga

La casa-museo de Antonio Gala en la finca La Baltasara de la localidad malagueña de Alhaurín el Grande, donde residió el escritor, abrirá en marzo como centro cultural multidisciplinar con vocación internacional.

Gala llegó en 1986 a Alhaurín el Grande, "el pueblo que confesó haber soñado"; a partir de 1988, La Baltasara se convirtió en su residencia de verano y hace poco más de diez años pasó a ser su residencia habitual, ha explicado este miércoles la alcaldesa, Toñi Ledesma, en la presentación del proyecto en Fitur.

Ledesma ha resaltado el papel en esta iniciativa de la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores, ya que cuando ofreció al Ayuntamiento la posibilidad de adquirir esta vivienda, vieron la posibilidad "de abrir La Baltasara y su magia a Málaga, Andalucía y España", ha informado el consistorio en un comunicado.

La casa-museo ha sido acondicionada y hecha visitable para que albergue un espacio cultural que acoja encuentros, jornadas, conferencias o certámenes no solo vinculados al mundo de la literatura, sino a cualquier expresión artística.

La Baltasara es una típica casa de campo del siglo XVIII representativa de la arquitectura local con 380 metros cuadrados distribuidos en varias estancias con una vivienda principal y rodeada de una frondosa finca con jardines y huertas de más de 30.000 metros cuadrados de extensión bordeada por el río Fahala y situada en una zona rural.

Entre sus paredes y en su jardín Gala creó algunas de sus obras fundamentales, como "El manuscrito carmesí", Premio Planeta en 1990.

La vivienda conserva el mobiliario, enseres, objetos personales y biblioteca que el escritor albergó en la que fuera su residencia de recreo desde los años 80, un legado que se ha mantenido intacto después del traslado definitivo del escritor a su residencia actual en Córdoba.

Tras su adquisición y acondicionamiento por parte del Ayuntamiento en octubre de 2020, el espacio pondrá en valor la relación del escritor con Alhaurín el Grande, con una actividad que estará vinculada a la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores, a través de un convenio de colaboración entre ambas instituciones.

Para la gestión museística de este espacio se han realizado diferentes adaptaciones como mejoras en materia de iluminación, tanto del interior de la casa como de los jardines, la creación de una oficina de información-recepción y la ampliación del aparcamiento.