EFECórdoba

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha anunciado hoy su intención de elevar al Consejo de Ministros un decreto para "dar solidez" en materia de calidad y trazabilidad del aceite de oliva y ofrecer garantía y confianza a los consumidores para aumentar su consumo.

Esta es una de las medidas que su departamento ha puesto sobre la mesa al sector para la subida de los precios del aceite de oliva y que planteará previa consulta al mismo "para asegurar de cara a los consumidores que de una forma homogénea aquello que compra mantiene las características que se indican en la etiqueta, cosa que ocurre siempre pero que queremos dar una mayor solidez".

En una conferencia de prensa en Córdoba, el ministro concretó que con esta medida normativa también se quiere garantizar la trazabilidad del producto y que, ante posibles mezclas, por ejemplo, se hagan "con total transparencia para que el consumidor sepa lo que consume".

Las otras dos medidas que planteó más allá del almacenamiento privado, cuyo proceso se activó el pasado lunes tras la publicación de la autorización en el Diario Oficial de la Unión Europea, pasan por la promoción y apertura de nuevos mercados y el establecimiento de un procedimiento de almacenamiento que no vulnere la normativa comunitaria.

Luis Planas aseguró que en la próxima década España alcanzará los dos millones de toneladas de producción, tras la cosecha récord de esta campaña, con 1,8 millones de toneladas, por lo que es preciso aumentar el consumo en España y en Europa, especialmente en Alemania, y abrir mercados en América y Asia.

Además, "tenemos que lograr de manera estable que ese tobogán oferta-demanda, que significa que campaña en la que hay gran producción hay precios bajos y cuando hay poca producción hay precios altos, se estabilice de algún modo".

Para ello, el Ministerio trabaja con la Comisión Europea y con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia para articular un mecanismo que técnicamente posibilite la retirada del mercado de parte de la producción cuando hay niveles altos de producción.

La autoregulación del almacenamiento privado que ha recibido ahora el visto bueno de la Unión Europea "es de carácter extraordinario y por las circunstancias especiales", reiteró el ministro, "pero la decisión del almacenamiento privado nos debe permitir encauzar el tránsito entre la campaña 2018-2019 y la campaña 2019-2020, teniendo en cuenta que tenemos en este momentos exactamente 755.300 toneladas de stock de enlace entre ambas campañas".

Esta es una medida que persigue el aumento de los precios en este momento. "Si queremos empezar a recuperar los precios, esta medida de almacenamiento por 180 días, tanto del virgen extra, como del virgen y del lampante, nos debe suponer un acicate importante", apuntó Planas.

De todas formas, a su juicio, hay que plantear una nueva posición de cara a la próxima Política Agrícola Común (PAC), como ya se está haciendo con el apoyo al olivar tradicional, como el que se produce en pendiente o el de varias patas, "todo aquel que tiene unos costes de producción suplementarios respecto del olivar intensivo o superintensivo".

Para el ministro, "ese elemento es importante desde el punto de visto productivo pero también desde el punto de vista medioambiental y que necesita un apoyo específico de la PAC"

De momento, "este apoyo ya se ha logrado en la reforma que se discute en la actualidad para que se puedan retirar en determinadas campañas, tanto en el sector del aceite como en el del vino, aquellas categorías o subcategorías que tengan un menor valor para elevar el del resto de la producción".