EFECórdoba

España tiene una buena posición en la Política Agraria Común (PAC) que se negociará en el Consejo Europeo esta semana, donde el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha puesto la postura española como una "línea roja", según el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas.

Planas ha afirmado este lunes que la negociación va a ser "increíblemente difícil", aunque como todas las que se desarrollan en el ámbito comunitario, y que, en todo caso, deben dirigirse hacia una "transformación profunda" de un sector que ha jugado, a su juicio, "un papel central en la crisis" sanitaria y que "la debe jugar en la recuperación de España y de la Unión Europea".

En su intervención en los Encuentros SER “El sector agroalimentario, clave en la recuperación", celebrados este lunes en Córdoba, ha reiterado, además, la necesidad de que haya una "unidad de base" en la posición española en la negociación, por lo que ha vuelto a pedir al principal partido de la posición, el PP, que se sume a defender una misma postura que el Gobierno y ha animado a que "sepamos jugar como equipo".

"En lugar de echar apuestas, que ayuden" ha pedido, como según ha dicho, el PSOE y él en nombre de los socialistas, ha hecho muchas veces. "Quien se sienta el Consejo Europeo no es sólo el presidente del Gobierno, quien se sienta es España”, por lo que "necesitamos detrás de él articular todo el apoyo y toda la unidad nacional que es necesaria para negociar", ha afirmado.

En todo caso, ha rechazado que la no elección de Nadia Calviño como presidenta del Eurogrupo pueda afectar a esta negociación, ya que "no tiene que ver con lo de la semana pasada".

Para el ministro, cuando se refiere a la de PAC "siempre hablo de apoyo, no de subvención", ya que su origen era asegurar alimentos tras la II Guerra Mundial y que se ha ido transformando hacia una de carácter productiva, de lucha contra el cambio climático y de respeto y preservación del medio ambiente.

En la perspectiva del Fondo de Recuperación, el 30 por ciento se destina a estos objetivos medioambientales, ha señalado Planas en relación al documento publicado el pasado viernes. "No es un añadido, no es un requisito administrativo más, es un elemento fundamental en este momento de orientación estratégica", ha destacado.

Sobre la negociación, ha dicho que España "está en posición de demanda", pese a que las cifras actuales son mejores que las iniciales, con la perspectiva de que "al final deberían ser una suma lo suficientemente potente como para conseguir este esta PAC acompañe a nuestro agricultores y ganaderos y a todo el sector agroalimentario en el cumplimiento de todos los retos que tenemos al final de esta década".

Se trataría, ha puntualizado, de "ingresos complementarios" de alrededor de un 30 por ciento de los ingresos medios de los agricultores y ganaderos españoles y "un dinero que es fundamental de cara, no sólo a la rentabilidad de las explotaciones, sino a su continuidad y para afrontar a los retos de transformación que tenemos ante nosotros".

En todo caso, ha anunciado que "vamos a tener que orientar y reorientar parte del esfuerzo para cobrar, por entendernos en términos muy prácticos, la nueva PAC", debido a que será preciso "hacer algunas cosas, o más bien algunas cosas que ya se hacen, demostrarlas y presentarlas".

Ha aludido a la cubierta verde, la eliminación de la poda "o a muchos otros elementos que pueden ser cotidianos que ya llevamos a cabo, pero que serán suplementarios de cara al futuro muy importante".