EFECórdoba

Un equipo de investigadores de la Universidad de Córdoba (UCO) han proyectado la siembra de azafrán y otros cultivos entre olivos como un método para rentabilizar el cultivo, reducir costes y aumentar la biodiversidad y la calidad del suelo.

Se trata de un proyecto que forma parte de la iniciativa europea Diverfarming, financiado por el Programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea, y que ha arrancado con la siembra de 180 kilos de bulbos de azafrán en las calles anchas de un olivar con problemas ubicado en Torredelcampo (Jaén),

Los artífices de la idea son el grupo de investigación del Departamento de Edafología de la UCO, formado por Luis Parras, Beatriz Lozano y Manuel González, encargados de diseñar la siembra y sembrar el cultivo que se cosechará en el próximo mes de noviembre.

Según han indicado, las características del suelo son idóneas para el desarrollo de este cultivo, que tiene un ciclo de vida de 3 a 4 años y que, debido a su éxito gastronómico y sus beneficios para la salud, ayudaría a aumentar la rentabilidad del olivar como renta complementaria.

"El manejo mediante el no laboreo y la incorporación de restos de poda permitirá reducir costes y aumentar la biodiversidad y la calidad de un suelo que ahora aparece desnudo y con baja concentración de materia orgánica. Esto, sumado a la cubierta vegetal compuesta por el azafrán, permitirá sujetar la tierra y minimizar el impacto de las precipitaciones sobre el terreno", explican en un comunicado.

Además del cultivo del azafrán, Diverfarming contempla dos diversificaciones más para el olivar, una combinación de arveja (veza) y avena que será sembrada en la parte contigua a las calles del azafrán en el próximo mes de noviembre; y una tercera siembra en primavera, esta vez de lavanda, que teñirá de morado las calles de olivar.

El grupo de investigación de la UCO medirá los efectos de la diversificación en cuestiones de erosión y productividad del suelo a la par que el impacto medioambiental y la emisión de gases invernaderos, mientras que investigadores de la Universidad de Jaén harán el estudio de la cadena de valor de los cultivos que se intercalen entre las calles del olivar (azafrán, arveja/cebada y lavanda) para conocer cuál será su rentabilidad en el mercado.