EFEAlmería

Rosalía estrena su nueva gira ‘Motomami Tour’ en Almería, donde ya se sienten sus ritmos, por ejemplo en la puerta del reciento ferial, con dos grupos de aficionados aguardando a que mañana miércoles por la noche se dé acceso a los asistentes a este primer concierto.

Amanda Herrera y Manolín Morales son dos de ocho amigos almerienses que se instalaron ayer lunes a las cinco de la mañana en este punto para intentar ser los primeros en acceder al recinto ferial, haciendo “turnos de cuatro horas” en función de las disponibilidad de cada uno de ellos.

“Yo trabajo y tengo disponibilidad por la mañana, nos estamos organizando bastante bien (…) Trabajamos, descansamos, comemos y nos duchamos”, explica la joven a EFE y en respuesta también a las críticas recibidas en redes sociales por la particular acampada de este grupo.

A Amanda le parece “surrealista” que Rosalía comience su gira mundial en esta ciudad: “No esperábamos que viniera a Almería”, coincide Manolín, aunque ambos dicen que hubieran ido a dónde hubiese sido necesario y habrían adquirido igualmente sus entradas el día de la preventa.

Pero cuando se enteraron, no dudaron ni un segundo en presentarse en el recinto ferial con una tienda de campaña, sillas de playa y... a hacer cola.

Con todo, Amanda lamenta que haya gente que parece que “no está acostumbrada” a iniciativas como la suya, mientras que Manolín, sea como sea, espera “cualquier cosa, siempre para bien y para mejor” de este concierto con el que van a “alucinar” porque este disco es “una revolución” y “diferente” a todo lo que había hecho antes la artista, corrobora Amanda.

José Carreño forma parte del segundo grupo, en este caso de diez personas que desde anoche se turnan para estar lo más cerca posible del escenario: “Vivimos en Almería pero somos de Málaga, Sevilla… De toda Andalucía”, revela, a la vez que asegura que el concierto estará “a la altura porque todo lo que hace esta mujer es una maravilla”.

Pero no es sólo aquí donde se siente el impacto de Rosalía, sino que también lo nota la economía local, por ejemplo en sus hoteles. Según ha indicado el Ayuntamiento de Almería en un comunicado, las reservas hoteleras han registrado un repunte del 25 por ciento a causa del concierto, si bien desde la patronal, ASHAL, no disponen de datos concretos.

Con un aforo máximo de 12.000 personas, algunos establecimientos se han visto beneficiados, como el Hotel Catedral, cuyos gestores aseguran que “un evento de esta naturaleza tiene un efecto positivo en la ocupación”.

“Lo que hace es potenciar la demanda que ya existe en los meses de julio y agosto, que es alta, como todos los años”, subraya a EFE Lázaro López, socio de Servicios Hoteleros La Catedral.

Por su parte, el gerente del Hotel Torreluz, José Requena, asegura que “para la noche del miércoles se ha notado un incremento en ese día puntual” que se traduce en aproximadamente un 20 por ciento más de reservas que el resto de días, sin contar el fin de semana.

Con todo, las reservas “se están haciendo con poca antelación” y “lo fuerte está llegando en los últimos días”, sobre de jóvenes para pernoctaciones.

Requena mantiene que cualquier actividad extraordinaria “repercute en la ciudad y en el gasto que se hace en todos los sectores”, aunque considera que la mayor parte de los asistentes que pernoctan son de ciudades limítrofes a no más de 300 kilómetros de Almería, “un turismo de cercanía”.

El impacto parece limitarse a la capital almeriense porque cadenas como Playa Senator, según han indicado a EFE, no lo ha notado en instalaciones como las de Roquetas de Mar (Almería).

Rosalía aterrizó este lunes en Almería y los ensayos ya se pueden escuchar. Ahora, como ha trasladado en un comunicado el alcalde, Ramón Fernandez-Pacheco, “solo queda esperar que llegue el miércoles, que la gente se lo pase muy bien, que Almería suene en todas partes y que sigamos potenciando nuestra imagen fuera de nuestra fronteras”.

Miguel Martín Alonso