EFEMálaga

Un duelo en la cumbre por el premio al mejor actor protagonista entre dos Antonios, Banderas y De la Torre; la candidatura de Belén Cuesta como mejor actriz protagonista, y la de Mona Martínez como mejor actriz de reparto representan el talento malagueño en la gala de los Goya de este sábado.

Con su trabajo en "Dolor y gloria", Antonio Banderas está nominado por quinta vez, aunque nunca ha conseguido este premio de la Academia de Cine, que sí le otorgó el Goya de Honor en 2015 y su Medalla de Oro en 2004.

A las órdenes de Pedro Almodóvar, el malagueño ha completado una interpretación que le ha valido además la nominación al Óscar a mejor actor, aunque Banderas confesó días atrás en Málaga que no quería que este hecho "quitara importancia" a su candidatura a los Goya en un año tan especial porque se entregan en su ciudad.

Sobre "Dolor y gloria", el actor ha dicho que es un trabajo que "completa cuarenta años de relación" con una persona a la que "respeta, admira y quiere", Pedro Almodóvar, aunque espera que ese ciclo "no se acabe aquí, sino que continúe" y ambos puedan "seguir trabajando juntos".

Enfrente tendrá a otro malagueño, Antonio de la Torre, el actor con más candidaturas en la historia de los Goya -catorce-, en algunas ediciones incluso por partida doble, que se han saldado hasta ahora con dos premios, al mejor actor de reparto por "Azuloscurocasinegro" (2007) y al mejor protagonista por "El reino" (2019).

Hace pocos días reconocía en tono jocoso en Málaga que "no pasa nada" por haber sido el último ganador del Goya, porque "podría ganarlo este año también" y se "iba a alegrar bastante", afirmaba un De la Torre que califica como "algo increíble" lo que le ha ocurrido en la última década.

"Me encantaría contárselo al niño que fui y que creció aquí en Málaga. Nunca pensé que iba a ocurrir. Soy plumilla, hasta no hace demasiado trabajaba en Canal Sur de periodista y esta década ha sido para mí un sueño, algo que no esperaba. En la vida tienes que disfrutar las cosas, porque no sabes lo que van a durar", señaló De la Torre, nominado este año por "La trinchera infinita".

En esta película comparte protagonismo con Belén Cuesta, que nació en Sevilla pero se considera malagueña porque se crió en Fuengirola y se formó como actriz en la Escuela Superior de Arte Dramático de Málaga, y que aspira por este trabajo al Goya a la mejor actriz protagonista.

Después de ser conocida por papeles cómicos que le valieron dos nominaciones a los Goya a la mejor actriz de reparto sin llegar a lograr el premio, por "Kiki, el amor se hace" (2017) y "La llamada" (2018), ahora ha dado un giro a su carrera hacia un papel dramático con el que podría por fin acariciar la estatuilla en Málaga.

Cuesta interpreta a la esposa de uno de los "topos" republicanos que se escondieron tras la Guerra Civil, unas mujeres a las que la actriz ha calificado como "heroínas" para las que la vida quedó "igual de detenida y encerrada" que para sus maridos.

Más allá de estos nombres, en las nominaciones se ha colado como aspirante a mejor actriz de reparto, por su papel en la película "Adiós", de Paco Cabezas, otra malagueña, Mona Martínez, después de una dilatada carrera fundamentalmente en el teatro y alguna pequeña incursión internacional en "Terminator: Dark fate".

También malagueño es Pablo Barce, nominado al mejor cortometraje de ficción por "El nadador", una adaptación de un relato de su padre, el escritor Sergio Barce, ambientado en Larache (Marruecos).

Todos ellos tienen la oportunidad este sábado de romper con el tópico, ser profetas en su tierra y alzarse con el premio de la Academia de Cine en la edición más malagueña de los Goya.

José Luis Picón