EFEMálaga

El mallorquín Miquel Barceló y la suiza Meret Oppenheim protagonizarán sendas exposiciones temporales durante 2020 en el Museo Picasso de Málaga, que abrirá su programa expositivo del próximo año con la muestra colectiva "Genealogías del arte, o la historia del arte como arte visual".

El director artístico del Museo, José Lebrero, ha anunciado este miércoles en la presentación del programa que también se inaugurará a finales de marzo "una nueva configuración" de la colección permanente y que en breve se desvelará una colaboración con el Teatro del Soho, el espacio escénico de Antonio Banderas, para hacer "algo híbrido y desconocido".

Tras clausurarse el 2 de febrero la actual exposición temporal, "Calder-Picasso", el 26 de febrero llegará "Genealogías del arte, o la historia del arte como arte visual", coproducida con la Fundación Juan March y que actualmente se puede ver en Madrid, aunque en Málaga se instalará "adaptada a los espacios del Museo y a su manera de relatar los contenidos".

Serán 130 obras y 170 documentos de unos doscientos creadores, y se verán piezas como "Frutero con peras y manzanas" (1908) de Picasso, cedida solo para la exposición de Málaga por el Museo Berggruen de Berlín, o "Composición en rojo, negro, amarillo, azul y gris" (1921), de Mondrian.

"Hemos conocido la Historia del Arte en libros con textos escritos solo con palabras, pero hay otra manera, que son los diagramas, documentos que combinan palabras con imágenes, como los árboles genealógicos. Hay también una genealogía del arte y ésta es una exposición de diagramas", ha explicado Lebrero.

La primera parte de la exposición reúne diagramas realizados hasta 1930, la segunda es una "recreación" de la muestra "Cubismo y arte abstracto" que acogió el MOMA de Nueva York en 1936 y la tercera agrupa diagramas creados a partir de la Segunda Guerra Mundial.

Habrá obras de Brancusi, Cézanne, Giacometti, Gris, Kandinsky, Léger, El Lissitzky, Malévich, Matisse, Miró, Braque, Klee o Henry Moore, ha avanzado el director del Museo.

El 22 de junio se abrirá la segunda exposición, de Miquel Barceló, que podrá el "acento" especialmente en sus cerámicas de los últimos años, de forma que se establecerá "un puente" con las cerámicas de Picasso, aunque también habrá "pinturas de gran formato y los libros de viaje que siempre lleva consigo" el artista, quien tiene prevista además en Málaga una "performance" nocturna que "va a sorprender", según Lebrero.

Con la tercera exposición del año, el Museo sigue su línea de "dar visibilidad al trabajo de creadoras en el siglo XX" que ya emprendió con Sophie Taeuber-Arp, Hilma Af Klint, Louise Bourgeois o las mujeres artistas y el surrealismo, y ahora se centrará en Meret Oppenheim (1913-1985).

Fue una creadora "anómala, interesante y atrevida" que viajó a París, donde conoció a Duchamp, Man Ray y el mundo surrealista, después abandonó la capital francesa y tras una crisis creativa reanudó su trabajo en Suiza.

La exposición de Málaga "arrancará de sus primeras obras, casi infantiles, en los años 30 hasta las últimas en los 80", y junto a sus obras habrá otras de autores como André Bretón, Dalí, Duchamp, Max Ernst, Giacometti, Man Ray o Dora Maar.