EFEMálaga

El actor malagueño Dani Rovira ha anunciado que hace una semana se le diagnosticó un cáncer, después de que llevara meses "arrastrando cierto cansancio y malestar", y que este miércoles ha tenido su primera sesión de quimioterapia.

En un mensaje en la red social Instagram, Rovira ha explicado que lo ha hecho público porque, "para lo bueno y para lo malo", es un personaje público "y antes de que comience el circo de especulaciones y sensacionalismo en cierta prensa y en redes sociales" prefiere ser él "la fuente principal de información".

Ha precisado que su cáncer "ya tiene nombre y apellidos: Linfoma de Hodgkin" y que le queda "por delante una larga lucha contra el bicho", pero no tiene "miedo" y está "tranquilo".

"Llevaré estos meses una mochila, quizá, un poco más pesada en tiempos de incertidumbre, miedos y pandemia. Pero no me faltan fuerzas ni ganas para salir airoso de ésta. Tiene buen pronóstico y los doctores me transmiten muy buenas sensaciones", ha añadido el actor en su mensaje.

También ha apuntado que pasará "a formar parte de esa población de alto riesgo" cuando las defensas y el sistema inmunitario empiecen a fallarle "en unos días", así que tendrá que "cuidarse, cuidar y dejarse cuidar un poco más".

"Estaremos peleando y protegiéndonos en casa, con mis tres perretes y con mi compañera de vida, Clara (Lago). Cuento con el cariño 'telemático' de mi familia y mis amigos. Estoy en manos de unos médicos maravillosos. Confío ciegamente en ellos", ha señalado Rovira.

Por último, ha pedido a sus seguidores que sigan "como hasta ahora, cuidándoos los unos de los otros, sumando solidaridad, humor y humanidad", mientras que por su parte seguirá "arrimando el hombro desde casa", porque "el humor y el amor es nuestra mejor receta".

"Todo esto pasará. Ánimo a todos y todas en estos momentos complicados. Pero para eso están los retos, para superarlos y que lo aprendido nos haga ser mejores personas. Como dijo en su día mi héroe favorito: Siempre Fuerte", añade Rovira en alusión al joven Pablo Ráez, que antes de morir por una leucemia consiguió con una campaña multiplicar las donaciones de médula.