EFESevilla

El director portugués João Nicolau ha presentado hoy en el Festival de Cine Europeo de Sevilla su última película, ‘Technoboss’, una de las pocas oportunidades que hay en su país para ver cine musical hecho por cineastas locales.

El lisboeta ha sacado adelante una comedia con incursiones en el musical con la que concursó en Locarno, narrando la historia de Luís Rovisco, un divorciado a punto de jubilarse en una empresa de sistemas de seguridad que vive solo con su gato.

Con esa historia aparentemente básica, João Nicolau ha creado un musical interpretado por un actor no profesional y maduro debutante, que transcurre “entre situaciones absurdas y un humor dislocado e impasible, ya que el último tren del amor pasa para Luís mientras los modernos cajetines y barreras de seguridad se le rebelan”.

En declaraciones a los periodistas, Nicolau ha asegurado que siempre ha experimentado con la materia musical, y que este es un filme que profundiza en cómo “la tecnología es una extensión del espíritu humano”.

El cineasta luso quería poner a prueba “la experiencia de un personaje ajeno a toda interacción social para comprobar cómo cuando estamos solos con nuestros pensamientos, estos se pueden convertir en canciones”.

A pesar de tratarse de un musical atípico, hay que tener en cuenta que “el cine ha evolucionado y el público también”, ha señalado, y eso incluye el hecho de enfrentarse a géneros tratados de manera no convencional, mientras que en referencia a la incursión de la música, Nicolau ha asegurado que su intención “era tratarla como algo tan orgánico como acariciar a tu mascota, un acto cotidiano”.

El protagonista del filme, Miguel Lobo Antunes, no tenía experiencia previa como actor y eso fue determinante para que el director se decantase por él.

“Al principio queríamos contar con un actor profesional, buscamos mucho e hicimos casting, pero conocí a Miguel en una fiesta bailando y su imagen se me quedó grabada: tenía ese espíritu de curiosidad de no tener nada que perder y una entrega al trabajo muy grande, así que tenía que ser él”, ha dicho.

Para Antunes, esta película ha sido toda una transformación: “Yo no soy ni actor ni cantante, João me ha creado” y al no poder compararlo con experiencias previas “no podría haberlo hecho de otra manera”, ha señalado el actor.

Acerca del papel de Antunes, Nicolau ha señalado que, a pesar de ser un personaje mayor, “quería mostrar su presente” y lo que “me interesaba era el proceso de caracterización psicológica”.“Para mí la resistencia es un acto individual y cotidiano más que una acción colectiva”, ha concluido el autor luso.

João Nicolau ha dirigido cortometrajes como ‘Rapaze’ (2006, estrenado en Cannes), ‘Canção de Amor e Saúde’ (2009, también estrenado en Cannes) y ‘Gambozinos’ (2013), todos con un gran recorrido por festivales internacionales y premiados en citas como Milano, Belfort, Réus y Vila do Conde.

Su debut en el largometraje se produjo en 2010 con 'A Espada e a Rosa', película que compitió en Venecia y en la Viennale, y fue estrenada en salas en Portugal y Francia.

'John From', su anterior película, estuvo presente en la sección Las Nuevas Olas en Sevilla en 2015.