EFEMadrid

Actualmente existen unos 2.500 caballos mesteño en las marismas de Doñana, especie que se exportó a las Américas, y es protagonista del documental de Antonio Márquez en el que hace un recorrido histórico, con sus descendientes -los mustang- que viven en valles de Oregon, en Estados Unidos.

Márquez, director de "Mesteño el caballo de las marismas que conquistó América", se interesó en el tema de los mesteños tras rodar un documental sobre la especie para una Discovery Match, "no sabía su historia, y poca gente la conoce aquí y en Estados Unidos, donde saben que viene de España, pero no el lugar exacto", explica en entrevista con EFE.

El film narra la historia de los mesteño, caballos que vivían en liberta en las marismas de Doñana aunque, antiguamente, el hombre los utilizaba para labores agrícolas -sobre todo en el tiempo de la trilla-, o bien salían para su venta.

Los caballos "se criaban solos", sus dueños entraban para cortarles las crines -algo que se sigue haciendo ahora-, explica.

Cuando llegó la industrialización, tanto en España como en Estados Unidos, el caballo perdió su importancia para las labores del campo y en Norteamérica se empezaron a matar ejemplares, llevándolos casi a la extinción porque competían en las tierras con las vacas.

En Estados Unidos su carne se utilizaba para comida de gatos y perros, pero curiosamente un movimiento escolar iniciado por unos niños en los años setenta ha permitido que estos ejemplares tengan actualmente su santuario y sea una especie protegida.

Márquez viajó a Oregón (noroeste de Estados Unidos) para filmar los ejemplares de mustang que viven totalmente salvajes en inmensas llanuras, donde los encontró tras un recorrido de aproximadamente diez horas a caballo.

Actualmente la protección de los mustang está permitiendo que muchos ejemplares presten otro tipo de servicios "como herramienta en hipoterapia" para la rehabilitación neuromuscular, sicológica o social de personas, para deportes, entre otros fines, asegura.

Sin embargo, en España los ganaderos los siguen vendiendo como carne, con compradores sobre todo de Asturias, "un factor sobre el que damos un toque de atención en el documental".

No obstante, hay una tendencia a recuperar la especie, que actualmente tienen dos razas, explica Márquez, porque antiguamente muchos ganaderos mezclaron al mesteño con otros caballos españoles, ingleses..., para lograr ejemplares de más altura y belleza, "porque el caballo de las marismas es bastante rústico".

Otro grupo grande "se escapó" de las manos de los ganaderos locales a la Reserva Biológica de Doñana, donde viven actualmente solo unos 200 ejemplares, son los que "se conservan más genuinos", y se les conoce como los caballos de retuertas.

Los ganaderos de Almonte (Huelva) han creado otra raza, la de los marismeños, a la que ahora se pretende purificar, quitando todas las mezclas que en su día se hicieron, para lo que se les está mezclando con sementales de las retuertas.

En este caso, en el futuro habrá una especie con dos razas, sostiene Márquez, quien no entra en la polémica y por ello en el documental prefiere hablar del caballo de las marismas en general.

Esos caballos son los que se utilizan para la tradicional y más conocida fiesta de la Saca de las Yeguas en Almonte, pero no la única, porque también se celebra en Hinojos y otros pueblos de alrededor, dice.

El documental, coproducido por Canal Sur y Azul Videoproductora S.L., no se ha estrenado en España, pero ha sido galardonado en el EQUUS Intenational Film Festival de Estados Unidos, y ha quedado finalista en otros en Alemania y en Portland (EE.UU.).

Márquez, quien conoce bien Latinoamérica gracias a su trabajo con la televisión pública finlandesa, no descarta en un futuro realizar un segundo documental con las tradiciones que acompañaron al caballo y que aún se conservan en América con los gauchos, los pamperos, los llaneros o los cowboys.

Aunque no tiene fecha prevista para ello, porque antes debe terminar otros dos trabajos en los que está embarcado: "Toro, entre el estoque y la dehesa" y "El Estrecho, enclave de los nómadas", sobre la biodiversidad en el Estrecho de Gibraltar. EFE

Lourdes Uquillas