EFECádiz

El Carnaval de Cádiz afronta una de sus noches más emocionantes ante la inminencia del veredicto del jurado oficial que dará a conocer cuáles de las 30 agrupaciones semifinalistas (coros, cuartetos, chirigotas y comparsas) pasan a la gran final que se celebrará el próximo viernes 21 de febrero en el Teatro Falla.

El fallo se conocerá cuando actúe esta madrugada la última de las agrupaciones semifinalistas en concursar, en este caso, la chirigota “Noche en el museo”, tras la cual el jurado, presidido por el locutor Manuel Camacho, celebrará una última reunión para tomar su penúltima decisión en la que algunos llaman la “noche de los cuchillos largos”, antes del reparto de premios del viernes.

Solo pueden llegar a la final un máximo de cuatro agrupaciones por modalidad, aunque en el caso de los cuartetos solo podrán ser tres, ya que ese es el número de grupos que han pasado a la semifinal, en una competición entre la versión más clásica de este género, “Vida y obra de Juan Carlos I Bajo D”, y el estilo más moderno y libro de “Cari resiste” o “El cuarteo del more”.

En chirigotas, hay una competición abierta entre tipos muy nerviosos, “Estrés por cuatro”, del aclamado Selu García Cossío, que representa a unos hombres que tratan de quitarse el estrés con el carnaval, y “No nos aguantamos… vamos de impacientes”, la chirigota de Puerto Real, revelación este año, que ha conseguido conquistar al público con divertidos hallazgos.

Como van de impacientes y de personajes que no pueden esperar, han llegado a realizar el tradicional pasacalles que se efectúa para entrar en el Falla con un día de antelación, o han llegado a cantar el pasodoble del año que viene y de 2022, en los que vaticinan todo lo que les va a ocurrir en el concurso.

Otras chirigotas que aspiran a entrar en la final son “Chernobyl, el musical”, una oda al humor negro de Canijo de Carmona; el grupo de Juan Luis “Cascana” bajo el nombre “Aquí estamos de paso”, con su polémica representación de una procesión cargada de amanerados devotos, o la gasolinera de “Los niños de la petróleo”, del Sheriff, entre otros grupos.

Hay reñida rivalidad en comparsas entre los grandes nombres: Martínez Ares con “La chusma selecta”, Tino Tovar con “Oh capitán my capitán”, García Argüez con “Los listos”, David Márquez Mateos con "La canción de la laguna" y Kike Remolino con “Encaidenaos”.

Se enfrentan a una nueva generación de autores que ha destacado especialmente este año como Sergio Guillén y Antonio Pérez, con “Ciudad de Dios”, Jonathan Pérez con “Los aislados”, Germán García Rendón, con “Los resilientes”, o Fran Quintana, con “Los pacientes”.

En coros también hay su dicotomía entre las versiones más tradicionales de la modalidad, la que representa su versión más típicamente gaditana, o la que se aproxima más al musical, en una batalla de tangos en la que sobresalen nombres como los de “Los garabatos”, “Creaciones S.A.”, “Tócame”, “La colonial” o “Al sonar las doce”.

El veredicto será leído por el jurado esta madrugada sobre el escenario del Falla en un fallo que siempre comienza con la mítica frase “En la ciudad de Cádiz”, preludio de momentos de estrés, nervios e impaciencia entre todas las agrupaciones y aficionados.

Tras conocerse el veredicto, se celebrará un sorteo para decidir el orden de la final, que comenzará a las 20 horas con un homenaje a Juan Carlos Aragón y Manuel Santander, los dos autores de comparsas y chirigotas fallecidos el pasado año y a los que se ha dedicado el concurso oficial.

Aragón y Santander han protagonizado también muchas coplas, en un concurso en el que se ha cantado a casi toda la actualidad local y nacional, con especial dedicación al auge de Vox, la educación pública, el pin parental el cambio climático, el Satisfayer o las relaciones de pareja en todas sus facetas.