EFEMálaga

El artista mallorquín Girbent juega con el tema del original y la copia, a partir de imágenes frecuentemente extraídas de fotogramas de cine, en la exposición "Opus Nigrum", que se ha inaugurado este viernes en el Centro de Arte Contemporáneo (CAC) de Málaga y podrá ser visitada a partir de su reapertura el 26 de mayo.

Girbent ha explicado en una rueda de prensa telemática desde su estudio de Mallorca que esta exposición es una propuesta que ha nacido de su interés "por dos grandes fábricas de imágenes, el mundo del cine y la tradición pictórica occidental".

"He intentado ligar estas dos fascinaciones a través de mi obra, al interpretar imágenes de mi cine favorito con las herramientas más básicas y arcaicas de la representación, como la pintura en blanco y negro y el carbón", ha añadido.

Por ello, se ha planteado como un "reto" llegar "a una especie de analogía con el aspecto de imágenes de películas en blanco y negro" que le parecen "fascinantes", y conseguirlo "con estas herramientas tan primordiales".

El creador mallorquín también aprovecha esta exposición para dejar clara su postura sobre un tema habitual a lo largo de toda su trayectoria, el del original y la copia.

"El prestigio del original está vigente desde Platón hasta casi nuestros días, y yo planteo una revisión y casi una inversión de este paradigma. Siguiendo a Borges, no hay una pérdida de calidad en las sucesivas copias a medida que se van alejando del modelo original, sino, por el contrario, hay un festivo fluir de diferencias y un incremento de la complejidad global".

También ha precisado que, con las diez obras seleccionadas para esta exposición, ha pretendido que los espectadores, "a través de una maraña de conexiones", puedan al observar estas piezas tener "pistas" para acercarse a todo su mundo artístico.

Sobre la incidencia de lo digital, considera que "ha cambiado el arte y el mundo en su totalidad" y añade que sus imágenes pintadas toman "relevancia en este contexto como singularidades híbridas, fronterizas, difíciles de etiquetar, en relación con el tsunami de imágenes digitales que proliferan, de las que estamos rodeados".

"La condición matérica de 'hecho a mano' que tienen mis pinturas la hacen extrañas en esta época", opina Girbent, que respecto a su predilección por el cine explica que un fotograma "es detener lo que siempre está fluyendo, congelar un momento y sacar algo de ese flujo".

"Hace tiempo, de una manera casi inconsciente, comencé a utilizar mi colección de cine como un pozo inagotable de imágenes, una caja de Pandora, y pensé que nada me impedía utilizar esa fuente para realizar mis obras", ha afirmado el artista.

A su juicio, una vez que esas imágenes "salen del contexto original y se convierten en pinturas, se dotan de otro discurso, y son las mismas imágenes, pero a la vez son otra muy diferentes".