EFEGranada

El Ayuntamiento de Granada ha iniciado la segunda fase de intervención arqueológica en la villa romana altoimperial hallada a finales de los años ochenta, unos restos del siglo IV ubicados el barrio del Zaidín en los que se trabajará ahora durante dos meses para delimitar su extensión.

Según ha anunciado este martes el concejal de Urbanismo, Luis González, el entorno de la villa romana, renombrado desde hace unas semanas como plaza Poeta Rafael Guillén, acogerá la segunda fase de la intervención arqueológica.

González ha explicado que el principal objetivo de esta intervención es complementar la información extraída en la primera fase de sondeos y realizar una toma de datos que no se pudo acometer entonces por la potencia de los rellenos.

Así, el Ayuntamiento pretende delimitar con exactitud los restos para poder valorarlos de cara a la urbanización definitiva de la plaza.

Se trata de una villa romana altoimperial, unos restos del siglo IV que aparecieron en este entorno del populoso barrio del Zaidín durante una excavación realizada en 1988 pero que han resultado ser más amplios, ricos y antiguos de lo que se apuntó entonces.

El concejal de Urbanismo ha explicado que los restos están en una plaza que el Ayuntamiento quiere acondicionar para los ciudadanos de manera independiente al tratamiento que deba recibir de manera paulatina el yacimiento arqueológico, "que aquí tiene un peso muy importante".

"Creemos que puede ser un nexo perfecto entre lo que es un parque de proyección de una ciudad de futuro, junto con lo que es la revitalización y el mantenimiento de los restos del pasado", ha añadido González.

El presupuesto de la intervención, que está cofinanciada con fondos europeos FEDER, roza los 70.000 euros para trabajaos arqueológicos, obras complementarias de excavación y el acondicionamiento del resto con un plazo de ejecución de dos meses.

Durante este tiempo van a intervenir dos técnicos arqueólogos, seis peones y una máquina excavadora pequeña para realizar los rebajes previstos y demás actuaciones de protección que la Dirección Facultativa establezca.

De esta forma, el Ayuntamiento pretende replantear los sondeos en extensión para dimensionar los espacios de la vivienda hallada en la primera fase, la excavación de las sepulturas y ampliación del testigo para la delimitación de la zona como necrópolis y finalizar varios sondeos para prever las cautelas a tomar de cara a la urbanización del solar.

El concejal ha recordado que, tras los hallazgos iniciales, en la zona se hizo una segunda intervención en 2015 hasta que, en 2018, se redactó un nuevo proyecto para determinar el alcance de los restos y saber dónde se pueda actuar y qué zonas hay que preservar. EFE

1011241

mro/jrr