EFESevilla

El presidente de la Asociación de Universidades Públicas de Andalucía (AUPA), Juan Gómez, ha afirmado que la respuesta de estas a la pandemia de la covid-19 ha sido "más que notable" y que el objetivo de que el curso no se perdiera "se está consiguiendo".

"Hace diez años hubiéramos tenido que cerrar", ha dicho Gómez durante su comparecencia en la subcomisión de políticas sociales y demás servicios esenciales de la comisión parlamentaria de recuperación de Andalucía, en la que ha sostenido que "esto da idea de que estábamos bien preparados".

Se ha referido a la prueba de selectividad que comienza el próximo día 7 para afirmar que se está trabajando "para que se desarrolle con la mayor normalidad posible", por lo que se ha aumentado el número de sedes en todas las universidades para cumplir con las medidas de seguridad, ya que los datos de matriculación están siendo superiores a otros años.

Ha avanzado que el próximo curso la universidad "va a empezar en modo mixto con la mayor presencialidad posible" y ha dado por hecho que se producirá una reducción de aforo, algo que ha dicho que no decide la propia universidad pero que llevará a "adaptar los protocolos".

El presidente de la Asociación de Universidades ha pedido que se las entienda "como parte de la solución y del modelo de desarrollo de la comunidad, y no solo como un centro formativo", algo que a su juicio "permitiría cambiar mucho las cosas" siempre a través del conocimiento y la innovación.

"Hay que conocer mejor a la Universidad, valorarla, aprovecharla y apostar por ella, y exigirnos rendición de cuentas, tanto económicas como de resultados académicos", ha dicho Gómez, que cree que "esto siempre es válido, pero en mucha mayor medida ahora en una crisis en la que el papel de la Universidad como motor de desarrollo es fundamental".

Ha resaltado la "enorme cantidad de problemas" durante los tres meses de pandemia que vienen de una normativa que "no está pensada para una formación no presencial", por lo que ha apostado por actualizarla, a la vez que ha pedido formación para el personal docente y los alumnos para superar la brecha digital.

Ha abogado por que la crisis sea "una oportunidad para mejorar la estructura y el modelo de organización" en el que se asuma la universidad digital como un cambio de modelo cultural que responde a la propia sociedad y que "ha trascendido a la eclosión de las nuevas tecnologías".