EFECádiz

El fotógrafo Gonzalo Höhr ha seguido, miles de años después, el recorrido que realizaron los fenicios para construir una civilización unida por el Mediterráneo para preguntarse qué queda hoy, en sus descendientes, de aquella historia que unió desde Líbano a Cádiz.

El Museo de Vejer de la Frontera (Cádiz) acoge el resultado de este proyecto documental, plasmado en la exposición fotográfica "Fenicios S.XXI", un relato visual que trata de mirar a los descendientes de aquellos a los que los griegos llamaban "hombres de la púrpura".

Se trata de un trabajo con el que este fotógrafo gaditano especializado en proyectos documentales ha querido "fotografiar el presente para comprender el pasado y proyectar el futuro" de los pueblos que viven a la orilla del Mediterráneo, cargados de una historia común.

"He querido retratar la vida de calle, imaginar cómo era la vida en la Antigüedad y comprobar como, socialmente, étnicamente, el Mediterráneo sigue siendo un bloque común", ha explicado a EFE.

Gonzalo Höhr cuenta que la idea de este proyecto surgió cuando en el año 2007 visitó Líbano por primera vez y encontró "un país agotado de tanta barbarie y rebosante de vida".

"Me encontraba en los puertos desde donde zarparon los fenicios para, mucho tiempo después, fundar la ciudad de Cádiz, mi ciudad. Conocía el punto de partida y el destino de una de las colonizaciones más importantes de nuestra historia. Ahora necesitaba visitar sus escalas y comprobar si aún era palpable esa historia común", explica el fotógrafo.

Así surgió la idea de recorrer desde la costa libanesa, lugar de donde partieron los fenicios para circunnavegar el Mediterráneo, todas las escalas que los "hombres de la púrpura" realizaron a la orilla del Mar y donde instalaron sus asentamientos y su cultura.

"En ocasiones la sensación era de que todo seguía, que nada había cambiado", señala.

Recogiendo escenas de la vida cotidiana, vestigios de la cultura y de la historia, el proyecto recorre así el legado de una civilización que unió Líbano y Siria, Egipto, Libia, Túnez, España, Italia, Grecia y Chipre para "buscar pistas en el Mediterráneo moderno que nos muestren nuestra historia compartida".

El trabajo ha puesto especial énfasis en el hallazgo de similitudes que perviven.

"Las similitudes son sobre todo sociológicas, de 'modus vivendi', de formas de afrontar la vida, de relacionarse. Aunque también arquitectónicas en muchos casos, porque hay muchos núcleos en torno a una pequeña bahía. Hay muchas imágenes que pueden crear dudas de si están tomadas en Beirut o podrían ser de Cádiz, de Túnez o de Barbate", apunta.

Gonzalo Höhr inició entre proyecto en 2012. Entonces realizó una primera exposición en la capital gaditana coincidiendo con la asamblea de Ciudades Fenicias, Púnicas y Cananeas promovida por las UNESCO.

Ahora expone en Vejer una veintena de los centenares de fotografías que componen su proyecto, un trabajo que "sigue vivo" y al que sigue "alimentando", con la idea de poder publicar un libro fotográfico que dé testimonio de lo que queda del "espíritu extraordinario" de aquellos fenicios que "pusieron la primera piedra de nuestra civilización" y que hace 3.000 años fundaron Cádiz.