EFEGranada

Más de 68.000 personas han visitado la exposición sobre "El sombrero de tres picos" instalada en el Palacio de Carlos V, una muestra que hasta este domingo rememora con archivos, fotografías y documentos el proceso creativo que inspiró a Manuel de Falla para componer la obra escénica.

La muestra "El sombrero de tres picos. 1919-2019. Un singular proceso creativo" ha explicado por primera vez con su discurso expositivo las condiciones que propiciaron e inspiraron la creación de la obra, desde los primeros esbozos hasta su estreno por los Ballets Russes de Diaghilev.

La apuesta por acercar esta obra de Falla en el centenario de su estreno arrancó el pasado 4 de julio y ha recibido más de 68.000 visitas, según han explicado a Efe fuentes del Patronato de la Alhambra.

Del total de personas que se han acercado al proceso creativo de "El sombrero de tres picos", solo un 4 % han sido granadinos frente al 34 % de visitantes procedentes de países europeos y otros 25,6 % de otros países de todo el mundo.

La muestra ha ofrecido una visión completa y actualizada de la larga concatenación de hechos biográficos, históricos y artísticos que desembocaron en la composición de esta obra escénica, y lo ha hecho con archivos, fotos, vídeos y documentos para acercar las circunstancias que inspiraron a Falla.

La obra escénica se estrenó en Londres hace un siglo y supo aunar lo mejor de la novela de Pedro Antonio de Alarcón, la melodía de Manuel de Falla, la coreografía de Léonide Massine, la adaptación de María Lejárraga, la compañía de los Ballets Russes de Serge Diaghilev y los diseños de Pablo Ruiz Picasso.

La muestra, comisariada por Yvan Nommick, ha reunido hasta hoy piezas de muy diversa índole procedentes de instituciones como el Musée National Picasso de París, el Archivo Lejárraga, la Royal Opera House de Londres o el Museo Nacional de Teatro de Almagro.

El proyecto expositivo ha permitido además repasar la fructífera etapa de colaboración con el matrimonio formado por Gregorio Martínez Sierra y María Lejárraga, que alcanza su punto álgido con la composición del ballet 'El sombrero de tres picos'.

Documentos y piezas evocan su posterior proyección internacional, desde la primera representación parisina hasta 1942, año en el que el propio compositor dirigió las Danzas de su ballet en un concierto emitido por Radio El Mundo de Buenos Aires, y se suman objetos que acompañaron a los artistas en su trabajo, como la máquina de escribir de Lejárraga, batutas de Falla y chaqueta de Picasso.

La Alhambra ha sumado a la muestra referencias del diálogo musical del compositor con el monumento nazarí para resaltar la relación de Falla con los rincones alhambreños.

Tras su triunfal acogida en Londres, "El sombrero de tres picos" se estrenó en París (1920) y en Madrid (1921) y ha conquistado a un amplio público en el mundo entero en su versión escénica o en concierto.