EFEMadrid

Las ferias taurinas de Málaga y Almería han sido las últimas en ser suspendidas definitivamente por culpa de la crisis del coronavirus, que ha paralizado totalmente la actividad desde el pasado 14 de marzo y que ya ha obligado a la suspensión de cerca de medio millar de festejos entre España, Francia y Portugal.

Así, la capital de la Costa del Sol no dará toros esta temporada por su feria de agosto, que iba a celebrarse entre los días 15 y 22 de ese mes, tal y como lo ha anunciado el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, que, sin embargo, no descarta llevar a cabo alguna actividad cultural durante el verano.

Su homólogo en Almería, Ramón Fernández-Pacheco, también ha tomado la decisión de suspender las fiestas de esta capital andaluza, y con ella la feria taurina en honor a la Virgen del Mar, que se iba a desarrollar entre el 22 y el 25 de agosto.

La incertidumbre ante la evolución de la crisis sanitaria y la inconcreción de las medidas que se aplicarán a los espectáculos públicos tras la fase 3 de la desescalada está haciendo que muchas empresas taurinas estén cancelando sus ferias previstas para los meses de julio, agosto e, incluso, septiembre.