EFECádiz

El entrenador del Cádiz, Álvaro Cervera, ha lamentado este viernes que dos de sus principales adversarios, el Huesca y el Almería, se le hayan acercado en la clasificación después de ganar sus últimos encuentros y haber perdido parte de la ventaja con la que afrontó su equipo el reinicio de la competición, tras volver a empatar el martes en Elche.

Cervera manifestó que esta situación, que se puede ver agravada si el Zaragoza gana esta noche en Girona y le arrebata a los gaditanos el liderato de Segunda División, se debe a haber ganado un solo partido de los últimos seis disputados.

Desde la vuelta a la competición, el Cádiz ha empatado cuatro partidos más, aparte de sufrir una derrota. Siete puntos sumados de dieciocho posibles es el balance del equipo gaditano desde el retorno de la Liga.

"Si queremos seguir arriba, tenemos que ganar", advirtió Cervera, para quien los resultados que se dan en este último tramo "no son lógicos" porque "cuesta mucho ganar en casa".

Cervera, que echó en falta el aliento de su afición, recordó que en los cinco partidos que restan, "tanto" los equipos de "arriba como los de abajo" son conscientes de que en dos partidos, "se puede decidir todo".

Ante la visita este sábado al estadio Ramón de Carranza del Real Oviedo, Cervera recordó que la "baza" del Cádiz "siempre" ha sido que el equipo contrario no esté "cómodo" y, a partir de ahí, "desplegar nuestro juego".