EFESevilla

Los ciclistas andaluces Juan José Lobato (Fundación Euskadi) y Juan Pedro López (Trek-Segafredo) no son partidarios de que la próxima edición del Tour, cuyo inicio está previsto el 27 de junio, se corra sin público, fórmula que se ha planteado para sortear el peligro de contagio de la Covid-19.

López, neoprofesional del Trek-Segafredo, manifestó a Efe que "el parón" del calendario internacional "es una putada" y le "pilló en Sierra Nevada preparando las vueltas a Cataluña y al País Vasco, que se han aplazado igual que muchas más", la más importante, "el Giro".

El corredor de Lebrija (Sevilla) lamentó que "está en el aire el Tour, una carrera que no tendría sentido sin público", que es lo que se ha planteado, tras ensayar la fórmula en la París-Niza, para poderla disputar en su tradicional fecha estival.

"Corremos para los aficionados y, perdón por la expresión, sería una puta mierda hacer el Tour sin público", añadió López, quien se felicitó de que el equipo estadounidense en el que milita "no ha recortado nada a día de hoy gracias a Dios", aunque vería "lógica" una reducción "porque todo el dinero está parado y no se vende nada".

Juan Pedro López, sin embargo, es consciente de que "la bicicleta es algo secundario. Ahora, la UCI (Unión Ciclista Internacional) piensa sacar un calendario de julio a noviembre pero habrá que esperar a que a que el 'bicho' desaparezca".

"Hay países que ahora han comenzado la cuarentena, como Bélgica, y si dura tanto como en China, en verano no se podría correr allí", el sevillano.

Juan José Lobato, de 31 años y natural de Trebujena (Cádiz), por su parte, corroboró que "la idea de correr a puerta cerrada es una opción que personalmente" no le "mola nada" aunque es consciente de que "si en julio no ha empezado a competir de nuevo", la UCI se va a "plantear eliminar casi todo el calendario" de 2020.

El corredor gaditano del Fundación Euskadi desea "que vuelvan las carreras cuanto antes por el bien de los equipos", ya que "la mayoría del presupuesto" de las formaciones profesionales se cubre "con el mínimo que le dan por participar en cada prueba".

Lobato, que está confinado en Andorra, trata "de perder el mínimo de forma posible" sin salir a la carretera y con la limitación de "no hacer más de dos horas al día de rodillo" pero es consciente de que su físico se "va a resentir por esta situación". EFE

1010823

mds/agr