EFEHuelva

La judoca internacional onubense Cinta García reaparece este sábado en la Copa del Mundo de Málaga, tras no competir desde antes de la pandemia y a causa de una lesión, con el objetivo de pelear por su octava medalla en este torneo internacional.

La onubense del Club Huelva TSV busca estar de nuevo con las mejores tras el confinamiento y un tiempo de inactividad por lesión, pero aseguró a Efe que va “a por todas, como siempre”.

García, que tiene una gran hoja de resultados en la competición malagueña, espera no acusar la falta de competición en el tatami tras “casi dos años sin competir”, tiempo en el que además ha superado varias lesiones en sus rodillas: “al principio era muy duro porque no podía ni siquiera entrenar”, confesó.

Físicamente, explicó que sus rodillas están en perfecto estado y que durante todo este tiempo ha estado reforzándolas para que “cada vez esté más fuerte y pueda dar el cien por cien en competición”.

“Todas las que vienen son rivales muy fuertes”, opinó sobre la competencia que tendrá, aunque matizó que hay que tener en cuenta que hay judocas que tras el confinamiento ya tienen más rodaje competitivo que otras.

“Algunas chicas están más arriba en el ránking mundial que otras, ya que han podido conseguir puntos en las diferentes competiciones internacionales que han podido salir”, expuso la onubense, que tras no poder clasificarse para los Juegos Olímpicos de Tokio, ya tiene en el horizonte los de París 2024 en un ciclo olímpico un año más corto.