EFECádiz

El Cádiz ha contado con quince delanteros centro en las cuatro temporadas consecutivas que lleva en Segunda División, categoría en la que, tras el empate logrado el miércoles ante el Mirandés (3-3), sigue líder de la clasificación con 45 puntos.

La baja este pasado miércoles del onubense Cayetano Quintana, cedido al Fuenlabrada, es un ejemplo más de las continuas variaciones realizadas por el Cádiz en su vanguardia cada mercado, sea de verano o invernal.

La presencia en la plantilla cadista de una cantidad tan amplia de arietes no ha ido pareja a que el entrenador, Álvaro Cervera, haya podido encontrar un hombre gol desde que en la primera de estas campañas, la 2016-17, el albaceteño Alfredo Ortuño anotase diecisiete dianas en cuarenta partidos jugados con la elástica amarilla.

En las siguientes campañas, el papel de máximo goleador lo están desempeñando jugadores de otras líneas, que han unido a su buen estado de forma poder aprovecharse de las ventajas obtenidas por el trabajo realizado por los delanteros dentro del sistema de juego articulado por Cervera.

En la temporada en curso, el máximo goleador del Cádiz es el centrocampista Álex Fernández, que con ocho tantos -la mitad de penalti- ha demostrado, junto a otras virtudes, una destacable capacidad para entrar desde atrás.

En la campaña 16-17, Ortuño silenció a sus otros compañeros de línea, jugando el sevillano Rubén Cruz venticuatro partidos en los que no marcó ningún gol y el vasco Gorka Santamaría dieciséis con dos dianas.

La siguiente Liga (17-18), el máximo artillero del Cádiz fue un extremo, el sevillano Álvaro García (10 goles), por delante del gaditano David Barral (6), el murciano José Ángel Carrillo (5), el almeriense Daniel Romera (2) o el hispano-hondureño Jonathan Mejía, inédito desde que llegó en enero.

En la temporada 18-19, ninguno de esos delanteros pudo superar al mediapunta chiclanero Manuel Vallejo o al extremo venezolano Darwin Machís, que con ocho goles cada uno lideraron la estadística.

En la pasada campaña, la punta de lanza fue ocupada, bien por delanteros centro o por jugadores polivalentes que podían hacer las funciones de hombre más adelantado.

El serbio Dejan Lekic marcó cuatro goles en veintinueve partidos; Romera hizo dos; Carrillo, el catalán David Querol y el franco-italiano Vincenzo Rennella uno por cabeza; y el navarro Mario Barco o el serbio Djordje Jovanovic ni siquiera estrenaron sus respectivos casilleros.

En esta campaña 2019-20, tras Álex Fernández, el hondureño Anthony 'Choco' Lozano ha marcado cinco goles en diecisiete partidos, por los tres anotados por el tinerfeño Alexánder Mesa y por Querol, y la única diana de Quintana antes de su despedida.