EFESevilla

El Coosur Betis quiere dar un paso más que el del objetivo de la permanencia y en la campaña 2020-21 espera luchar por entrar tanto en la Copa del Rey como en la fase por el título de la ACB, propósito superior al de la consolidación en esta segunda campaña en la Liga Endesa tras su último descenso.

La formación sevillana regresó a la élite en 2019 con el entrenador Curro Segura tras un fugaz paso por la LEB Oro, un año después de perder la categoría el año anterior con su segundo descenso seguido, después de eludir el de 2017 en los despachos.

El técnico granadino siguió al frente del equipo en la máxima categoría y cumplía con lo marcado, que era no pasar demasiados apuros, aunque el objetivo se logró antes de lo esperado y de manera abrupta, al interrumpirse la competición por la pandemia de coronavirus.

Los de Curro Segura pararon antes de tiempo al no estar entre los doce primeros en la tabla cuando se dio por finalizada la liga regular, tras la jornada vigésima tercera y a falta de once para su conclusión.

El Coosur Betis llegó a esa altura de la competición en la decimoquinta posición de la clasificación, con ocho victorias, tres de ventaja sobre los puestos de descenso, pero alejado de esos doce primeros que fueron los que disputaron la fase por el título.

La crisis sanitaria obligó a esa suspensión y a la confirmación de que el equipo mantendría la categoría, con lo que ahora afronta la segunda campaña seguida en la ACB y la tercera del preparador granadino al frente de la formación hispalense.

Segura habló entonces de que el Coosur Betis es un club ambicioso y que tiene como obligación la consolidación, pero siempre con la intención de dar ese paso más a lo hecho con anterioridad.El presidente del Coosur Betis, Fernando Moral, también ha puesto optimismo y ha afirmado que ésta es una temporada "de ilusión" porque el conjunto sevillano desea luchar por cotas diferentes a la permanencia.

Para ello, la plantilla se ha reforzado con los jugadores dominicanos Mike Torres y James Feldeine, el primero que llega desde el Valladolid, campeón de la LEB Oro; y el segundo un veterano de 32 años del que se espera que lidere el apartado ofensivo.

El alero francés Yakuba Ouattara, el base estadounidense TJ Campbell, el pívot australiano Nick Kay y el base estadounidense con pasaporte jamaicano Ryan Harrow son los otros refuerzos.

Con ellos, el equipo ha desarrollado una atípica pretemporada, salpicada de positivos por covid-19, que se inició el pasado 10 de agosto en el Palacio San Pablo, continuada en el CAR de Sierra Nevada (Granada) y seguida en Sevilla.

Estos problemas derivados de la pandemia obligaron a suspender partidos de preparación, como el que tenía fijado en Sevilla ante el Herbalife Gran Canaria, o a cambiar de fecha la Copa de Andalucía que perdió ante el Unicaja.

De lo que sí se podrá beneficiar el equipo es del calendario, que fijó que descansaba en la primera jornada, con lo que Curro Segura tendrá una semana mas para perfilar la preparación antes de medirse el viernes 25 de septiembre como visitante al Joventut de Badalona en su primer envite del curso.