EFESevilla

El Sevilla comenzó este miércoles a preparar el partido del sábado en casa contra el Eibar, a su regreso de Londres, tras su brillante arranque en la presente Liga de Campeones con un empate a cero ante el millonario Chelsea inglés, en un partido que dominó aunque le faltó pegada para redondearlo con un triunfo.

La plantilla sevillista, nada más aterrizar en el aeropuerto de San Pablo de Sevilla, se dirigió a su Ciudad Deportiva para centrarse ya en el duelo del sábado ante el Eibar (18.30 horas) en el Ramón Sánchez Pizjuán, donde, después de la solvencia y la buena imagen que dio en Stamford Bridge, intentará resarcirse de su última derrota liguera en Granada (1-0).

En este entrenamiento vespertino, el técnico del conjunto andaluz, Julen Lopetegui, dispuso una sesión de recuperación en el gimnasio para los titulares ante el Chelsea, como es habitual después de cada partido, mientras que los suplentes se ejercitaron con balón sobre el césped del Estadio Jesús Navas, informó el club.

El Sevilla afronta la visita del conjunto eibarrés con el ánimo reforzado al mantener su positiva racha en los inicios de sus seis participaciones -incluida la de esta temporada- en la fase de grupos de la Champions League, ya que con el 0-0 logrado frente a los 'Blues' ha puntuado en el arranque de cinco de ellas.

Tras un buen encuentro en el estadio del Chelsea, en el que sólo le faltó el gol, los pupilos de Lopetegui sumaron su primer punto en el Grupo E de esta fase de grupos del máximo torneo continental, en la que los hispalenses sólo empezaron con una derrota en la campaña 2007-08 (3-0 ante el Arsenal en el Emirates Stadium), con Juande Ramos en el banquillo.

En las otras cuatro ocasiones, el conjunto del barrio de Nervión comenzó esta fase con dos triunfos, frente al Unirea Urziceni rumano (2-0 en la 2009-10) y el Borussia Mongengladbach alemán (3-0 en la 2015-16), y otros tantos empates, en los estadios del Juventus italiano (0-0 en la 2016-17) y del Liverpool inglés (2-2 en la 2017-18).

En Stamford Bridge, con el 0-0 en el arranque de la fase de grupos de la presente Liga de Campeones, los sevillistas consiguieron, además, reducir al mínimo histórico el número de remates del Chelsea en un partido como local en esta etapa de la máxima competición continental, con solo seis, como destacó en su web el Sevilla.