EFESevilla

La Audiencia Provincial de Sevilla ha ratificado que Manuel Ruiz de Lopera, expresidente del Real Betis, no adquirió con su dinero 36.869 acciones, el 31,38 % del capital social del club y con un valor de 2,5 millones de euros, durante la conversión de la entidad en sociedad anónima deportiva en 1992.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, la Sección Quinta desestima los recursos de Familia Ruiz Ávalos S.A. (Farusa), sociedad perteneciente a Lopera y del también expresidente del Betis José León, y confirma "íntegramente" el fallo dictado el 15 de septiembre de 2017 por el Juzgado de lo Mercantil número 1.

El juez estimó parcialmente la demanda de diecisiete accionistas, decretó la nulidad de la suscripción y condenó a Lopera y León a devolver esos títulos al Betis.

En su recurso, Farusa consideró válida la suscripción de esas acciones, 30.869 propiedad suya desde el principio y otras 6.000 compradas posteriormente.

El tribunal dice que "se empleó metálico" que no provenía "de quienes suscribieron esas acciones, sino del propio Betis".

Farusa argumentó que subrogó el importe de esas acciones en el préstamo, pero los recibos de pagos "están emitidos por las entidades bancarias a nombre del Betis", no de la sociedad de Lopera, replica el ponente de la sentencia.

La sentencia, contra la que cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo, también recuerda el acuerdo extrajudicial del 27 de julio de 2017, por el que Farusa se comprometió a entregar todas esas acciones al Betis "a título gratuito".

"No parece lógico que quien ha puesto más de 500 millones de pesetas para la adquisición de esas acciones las entregue gratuitamente", razona el ponente, que infiere que "no se reclama ese metálico que se dice que se dispuso a favor del Betis porque realmente no existió ese traspaso económico".

Aquellas operaciones fueron "contratos de simulación absoluta", de modo que "se creó una mera apariencia de desembolso, irreal a todos los efectos", apunta la sentencia.