EFEMadrid

No hay ya casi margen de error para España, que recupera a Sergio Busquets, ni mucho menos para Polonia ni para Robert Lewandowski, el goleador más grande del curso y la amenaza este sábado para la selección española, necesitada de goles, triunfos y determinación frente a la presión y la inquietud que promueven su único punto hasta ahora por el 0-0 contra Suecia.

Una encrucijada con tan sólo un partido disputado por los chicos de Luis Enrique Martínez, cuya perspectiva en la última jornada depende invariablemente del resultado de este sábado. Aunque el triunfo no sea indispensable para sostener su ambición de alcanzar los octavos, sí lo es para su pretensión de ser primera de grupo.

La obliga el 0-0 del pasado lunes contra Suecia, con la polémica del césped lento y seco que mermó la velocidad de circulación de España en el estadio de La Cartuja de Sevilla, donde vuelve cinco días después, como difundió el técnico y algún futbolista al término del encuentro, pero sobre todo con una indudable causa-efecto: sin gol es imposible ganar. Y España tiene un problema evidente ahí, personificado en Álvaro Morata, señalado de nuevo por los pitos de un sector del público que lo ponen en el foco. Otra vez.

Pero no es un asunto exclusivo del delantero madrileño, que falló la ocasión que lo podría haber cambiado todo en el minuto 37, sino colectivo. Tampoco acertó Koke Resurrección. Ni Dani Olmo ni Gerard Moreno, que surge ahora como posible novedad en la alineación. Si alguien tiene gol este curso es él. Ha marcado 32 esta temporada.

Ante Suecia fueron 17 remates, cinco a portería y cero goles. Mientras no mejore en ese apartado, todo lo demás será insustancial: su cantidad inigualable de pases en la primera jornada, su dominio absoluto de la posesión y sus 80 ataques propuestos a los que les urge más verticalidad, profundidad y, sobre todo, contundencia.

Porque, entre esos datos, a España le faltó aún mucho para ser lo que pretende, no sólo en ataque o en su presión, su mecanismo más afinado, sino también en defensa: sus centrales evidenciaron vulnerabilidad en varios duelos, hasta el punto de que el poste y una pifia evitaron un daño mayor sobre la portería de Unai Simón.

El portero del Athletic Club, el titular en los ocho últimos partidos de Luis Enrique, no se moverá del once, cuya configuración de nuevo es impredecible, pero tampoco se intuyen demasiados cambios, como mucho tres, si es que alcanza esa cifra la nueva alineación que proponga el técnico asturiano frente a Polonia.

En él se espera a Morata, por mucha pelea que haya sostenido en los últimos duelos con el gol. Y quizá haya sitio para Gerard Moreno, en la banda derecha, o Pablo Sarabia, en la izquierda. O sólo para uno o para ninguno de los dos, teniendo en cuenta que Ferrán Torres es un jugador hasta ahora casi fijo para Luis Enrique.

Ya está disponible Sergio Busquets, pero, reincorporado este mismo viernes después de una PCR negativa, parece muy precipitado su vuelta directa al once titular después de dos semanas sin entrenarse con el grupo, con lo que Rodrigo Hernández apunta al medio centro, junto a Koke Resurrección. El otro puesto de interior ofrece varias posibilidades, desde Pedri hasta Dani Olmo, pasando por Fabián Ruiz.

No se prevén cambios en los laterales, con Marcos Llorente por la derecha y Jordi Alba por la izquierda, ni quizá tampoco en el centro de la defensa, con Aymeric Laporte y Pau Torres, aunque Eric García también aparece como una opción si opta por retocar sus centrales.

Enfrente, Polonia, contra las cuerdas después de perder 1-2 ante Eslovaquia en su estreno, se enfrenta a un encuentro de tensión máxima tras varios días envuelto en críticas por la mala actuación de sus jugadores. Pocos se han librado, desde su seleccionador, Paulo Sousa, hasta su jugador franquicia, Robert Lewandowski.

La imagen que mostró frente a Eslovaquia fue la de un equipo inconsistente, romo, gris, sin ideas y muy predecible que se vino a pique en cuanto sufrió algún contratiempo. Su inicio no pudo ser peor, derrotado por la que, a priori, era la selección más floja de todo el grupo.

A Paulo Sousa, cuestionado desde muchos ámbitos, tuvo que defenderle el presidente de la Asociación Polaca de Fútbol, Zbigniew Boniek, que este jueves confirmó que seguirá en el cargo aunque pierda frente a España. A Lewandowski no le ayudó nadie, sólo escuchó críticas desde sectores de la prensa y de la hinchada de su país por una razón: solo ha marcado dos tantos en los diez partidos que ha disputado en una gran competición internacional con Polonia.

Tampoco salió bien parado Grzegorz Krychowiak, que no podrá jugar en La Cartuja tras ver dos cartulinas amarillas contra Eslovaquia. Fue otro de los damnificados del primer duelo. Con 1-1 en el marcador y con Polonia volcada hacia la victoria, fue expulsado a falta de media hora por una acción absurda que dejó en inferioridad numérica a sus compañeros.

El exjugador del Sevilla, después, reconoció su culpabilidad y pidió perdón, pero dejará un hueco en el centro del campo que será ocupado, si no hay sorpresas, por Jakub Moder, una joven promesa del fútbol polaco con buen manejo de balón y buena llegada que ha despuntado los dos últimos cursos en el Lech Poznan y el Brighton.

Sí seguirá en el once de Polonia el portero Wojciech Szczesny, el cuarto señalado tras meterse un gol en propia meta. La lluvia de críticas hacia el meta del Juventus ha sido torrencial y no saldrá de la alineación porque su sustituto, Wojciech Fabianski, sufre una lesión muscular.

Con ese ambiente en contra, Polonia intentará sumar tres puntos que alivien sus penas y, sobre todo, que mantengan sus opciones de jugar los octavos de final. Por lo menos, un par de hombres pelearán con alegría: el lateral zurdo Maciej Rybus y el medio Karol Linetty, las dos únicas buenas noticias por su gran partido ante Eslovaquia que se mantendrán en el once para empujar hacia la victoria.

- Alineaciones probables:

España: Unai Simón; Marcos Llorente, Eric García o Pau Torres, Laporte, Jordi Alba; Rodrigo; Koke, Dani Olmo o Fabián; Gerard Moreno, Morata y Ferrán Torres o Sarabia.

Polonia: Szczesny; Bereszynski, Glik, Bednarek, Rybus; Linetty, Moder, Klich; Jozwiak, Lewandowski y Zielinski.

Árbitro: Daniele Orsato (Italia).

Estadio: La Cartuja.

Hora: 21:00 CET (19.00 GMT).

Iñaki Dufour y Juanjo Lahuerta.