EFESevilla

El entrenador del Sevilla, Julen Lopetegui, comentó este martes, tras el empate 1-1 ante el Salzburgo en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán en el primer partido de la fase de grupos de la Liga de Campeones, que su equipo ha "realizado un gran esfuerzo ante un gran rival, de los que más ritmo tiene en Europa" en un "contexto complejo, tres penaltis en contra y una expulsión".

"No nos hemos venido abajo y hemos merecido ganar con ocasiones claras en el tramo final. Ha sido una pena no lograr el segundo gol tras muchos problemas en contra a lo largo del partido", añadió el técnico sevillista en su comparecencia tras el partido en la sala de prensa del estadio sevillista.

Para Lopetegui, el árbitro bielorruso Aleksei Kulbakov "ha hecho su trabajo", aunque desde su óptica "no se puede estar contento" porque considera que "a la mínima, ha sacado amarillas" a los jugadores locales, "pero a ellos no".

El preparador del conjunto hispalense insistió en que el partido "fue extraño" en una competición en la que "los rivales son buenos, como se dijo en la previa" y que, en el caso del Salzburgo tienen "grandísimos futbolistas".

Añadió que el Sevilla hizo "unos buenos primeros veinte minutos" y que "sin haber sufrido, fue castigado con tres penaltis" que, en su opinión, se podían "haber evitado seguramente".

También resaltó que la expulsión del delantero marroquí Youssef En-Nesyri, tampoco "es habitual en la 'Champions'", al ver la segunda amarilla por simular un penalti, aunque puntualizó que no deben "focalizar en el árbitro" y resaltar "el grandísimo esfuerzo hecho por los chicos".

El preparador guipuzcoano terminó el encuentro "satisfecho con la actitud" de sus futbolistas "pero no con el punto" porque el Sevilla contó con la ventaja del público que "en este tipo de situaciones, el aliento de la grada ha ayudado. Es algo que se agradece".