EFESevilla

El piloto andaluz Marcos Ramírez, que esta temporada debuta en Moto2 con la escudería alemana Kalex, ha manifestado este jueves que "es una pena que" el Gran Premio de motociclismo de velocidad "de Jerez se aplace", como ha quedado oficializado esta mañana, "pero lo primero es la salud".

El Gran Premio Red Bull de España debería haberse celebrado en el Circuito de Jerez-Ángel Nieto del 1 al 3 de mayo, aunque Ramírez entiende que se debe "esperar a que todo vuelva a la normalidad para seguir con el Campeonato" que para él comenzó con una caída el pasado 8 de marzo en Qatar.

Para el motociclista de Conil, de 22 años, "la situación de ahora es muy complicada" porque "no se puede hacer otra cosa que entrenar" con las "limitaciones de una casa", por lo que espera "que la carrera de Jerez se pueda hacer en otra fecha y disfrutar del gran premio de casa".

Marcos Ramírez, que el año pasado se convirtió en el primer andaluz en ganar una prueba del Mundial, al imponerse en los GP de Cataluña y Gran Bretaña de Moto3, espera que "ojalá se corra en verano" en la localidad gaditana, lo que "sería la bomba, pero lo primero es la salud y ya se verá qué sucede en el Mundial".

El piloto andaluz cree que, en lo deportivo, "este parón no afecta realmente a nadie, porque afecta a todos por igual", ya que "no se puede coger la moto ni entrenar", aunque a él particularmente le cueste "algo más de tiempo la adaptación a la nueva categoría", en la que se estrena en 2020.