EFECádiz

El segundo entrenador del Cádiz, Roberto Perera, ha declarado este viernes que tanto los amarillos como su rival del domingo, el Huesca, pelearán "por no bajar" y que el partido "será bastante difícil".

Perera, que sustituye a Álvaro Cervera mientras el entrenador cadista permanece recluido en su domicilio por positivo en coronavirus, admitió en declaraciones difundidas por su club que la derrota ante Osasuna fue un "golpe de realidad total".

"Osasuna hizo un partido como el que solemos hacer nosotros, defendiendo bien y cometiendo pocos errores. Cometimos dos errores y nos metieron dos goles. Generamos ocasiones claras y no materializamos ninguna", explicó.

Para el técnico del Cádiz, mantener la portería a cero será clave y "te va a llevar a ganar", aunque "en Primera, con los futbolistas que hay en todos los equipos, es muy difícil mantener la portería a cero", resaltó.