EFEMálaga

El mundo de la música ha visto como el coronavirus ha retrasado eventos, estrenos y sonrisas que surgen en conciertos. Muchos de estos artistas han tenido que cambiar su hoja de ruta. Adrián Campos, músico y “youtuber” ha aprovechado la cuarentena para reinventar sus acordes de guitarra en la red.

Tras aprender a tocar la guitarra a través de tutoriales en Youtube y abrir un canal de esa misma temática, “campos music”, el joven malagueño ha decidido dar clases de guitarra en la red por Skype durante el confinamiento y en pequeños grupos de alumnos para que la clase sea “lo más personalizada posible”.

Adrián, tras adquirir su primera guitarra por apenas 39 euros en una tienda de segunda mano, decidió subir a la plataforma tutoriales de famosas canciones, con el objetivo de facilitar el aprendizaje a todo el que lo necesitara. Hoy en día cuenta con más de 170.000 suscriptores y con vídeos de más de medio millón de visitas.

“No pensaba que mis tutoriales fueran a tener tanta repercusión porque nunca he ido a un conservatorio y siempre he sido autodidacta”, señala Campos, que afirma que, a partir de observar que sus tutoriales gustaban a la gente, decidió dar un paso más y enseñar sus propios temas.

Al ver que tenía la bendición de sus suscriptores, decidió cumplir su “sueño” y sacar su primer disco, tanto en formato físico como en plataformas digitales como Spotify y Apple Music.

Él se encargó de la producción, mercadotecnia, distribución y envío de los discos a sus seguidores a través de Correos, la mayoría de ellos a Latinoamérica y España.

A pesar de lograr esta satisfacción personal, este joven de 21 años asegura que publicar un disco en formato físico es “muy complicado” y no es “rentable” económicamente, ya que las personas que lo compran lo hacen “para echarte una mano”; y al colaborar con marcas como Thomann, se obtiene el mismo beneficio.

Junto a sus inseparables amigos acudió al programa de Atresmedia “Boom”, en el que se enfrentaron a “los lobos” por el bote del programa, y donde Adrián aprovechó para cantar su canción Oídos Sordos –la que da nombre a su primer disco- mientras tocaba el ukelele, otro instrumento que maneja con soltura.

Además, ha entrevistado en su canal a músicos como Beret o David Rees, de los que tiene vídeos en su canal enseñando tutoriales de sus canciones “Lo siento” –con más de 260.000 visualizaciones- y “De ellos aprendí” –con más de 500.000-, respectivamente.

Sin embargo, Adrián asegura que aún no puede vivir “solo” de Youtube, pero sí con lo que “mueve” el canal, como las colaboraciones con “potentes” marcas y la apertura de su “Patreon”, un sitio web en el que se paga a los creadores a cambio de un servicio (en su caso, clases de guitarra, consejos y seguimiento personalizado).

La cuarentena por el coronavirus ha sido un soplo de aire fresco para Adrián Campos, que ha visto como han aumentado sus seguidores de 5.000 a 20.000 al mes y sus vídeos han triplicado sus visitas. Además, ha lanzado su nueva canción, “A la desesperada”, que confía en que pueda tener mucho éxito.

2020 iba a ser un gran año para la música de Adrián Campos, que tenía previsto íntimos conciertos en ciudades como Barcelona y Sevilla.

“Lo que nos salva de estar aburridos todo el día es consumir mucha cultura”, manifiesta Adrián, que insiste en que los artistas “consagrados” han sabido “aprovechar la oportunidad”, con conciertos a través de Instagram y otros se han dado a conocer por hacer canciones sobre el coronavirus.

Ya piensa en mejorar en la producción de sus propios temas para que unir su música a la de talentosos artistas como Pablo Alborán. Campos no se ve límites, pero sí objetivos a largo plazo como llegar al gran público y que sus canciones suenen en la radio.

También crecer en la plataforma de vídeos, en la que le encantaría llegar a 500.000 suscriptores. Adrián no esconde cuál es su verdadero deseo, que en realidad poco tiene que ver con Youtube. “Mi objetivo principal es vivir de la música”, afirma el joven, un “logro” que le haría tremendamente feliz.

Daniel Luque