EFEMálaga

Las emisiones de audio para su descarga (pódcast) se han consolidado en los últimos años a través de conocidas plataformas como Spotify, al ofrecer la posibilidad a cualquier persona de crear una ventana propia de contenidos que -en muchas ocasiones- son novedosos en las temáticas abordadas y acaban teniendo repercusiones inesperadas.

Laura y Luis son una pareja residente en Málaga que se conoció hace más de 20 años a través de una página web ya desaparecida en la que escribían como colaboradores sobre asuntos relacionados con Japón sin saber que eso se acabaría convirtiendo en un proyecto de vida y en su actual trabajo.

Tras una mudanza a España desde Inglaterra -Luis trabajaba en la compañía Google antes de apostar al máximo por esta nueva singladura-, ocho rediseños de la web donde alojan sus pódcast y 15 años emitiendo contenidos propios, esta pareja amante de todo lo relacionado con el país nipón se ha convertido en referente nacional para otros interesados en la materia.

"Vamos a ponerle un poco más de cariño", bromea Laura al explicar a Efe cuando, en 2011, empezaron a moverse por redes sociales para darle más visibilidad a las posibilidades turísticas de Japón y ese fue "el punto de inflexión", según reconocen ambos al darse cuenta de que tenían "entre manos" algo más grande de lo que jamás habían pensado.

"Japonismo" es -como lo define Luis- un "medio Tres Sesenta", ya que con emisiones en distintas plataformas multimedia ofrecen cuestiones sociales, culturales o turísticas de Japón "donde quiera que esté la audiencia" pese a iniciarse como un blog "cutre", algo que a este cofundador le gusta recordar para no perder la perspectiva.

NUEVAS FORMAS DE INFORMAR A LA CIUDADANÍA

Otra iniciativa en este campo se centra en canalizar el descontento creado ante "la representación esterotipada de Andalucía" en el resto de España y así surge "Las ocho puntas", un pódcast que según su cofundador, Fran Serrano, pretende -además de informar- divulgar la cultura andaluza.

Este estudiante de Periodismo en la Universidad de Málaga, natural de la localidad cordobesa de Priego de Córdoba, reivindica que también es un espacio donde se tratan muchos asuntos desde un "prisma joven" con cuestiones ambientales o sociales y que "ni Madrid ni el independentismo catalán pueden estar siempre marcando la agenda informativa".

"Vivimos unos momentos en los que se cuestiona sin tapujos el uso del acento andaluz y, si en los medios nacionales vetan este acento, debe haber una fuerza periodística andaluza que defienda la variedad", en alusión a las hablas, una forma también de ayudar "a la ciudadanía andaluza a tener referentes y sentirse orgullosa".

Sobre distintas maneras lingüísticas también trata Carlos del Barrio en "Lenguas, dialectos y argot, ¿algún día nos entenderemos?", el quinto episodio de su pódcast "El Tricornio Irreverente", que saca adelante desde noviembre pasado junto a sus hermanos, uno en Santander y otro en Talavera.

ESPACIO PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACIÓN

"Hice programas musicales con mucho desmadre y buena música", señala a Efe al recordar su trayectoria profesional en el mundo de la radio en emisoras como "Los 40" o Cope y, tras un "parón", durante el confinamiento por la pandemia surgió la idea de hacer un pódcast que cree que logrará éxito en el plazo de un año.

A pesar de que la monetización del proyecto no se la plantea hasta no tener una audiencia más consolidada, hace colaboraciones con editoriales de libros y cómics que le mandan ese material, les proporciona difusión, comenta los contenidos y -según refiere- "es una forma de empezar".

"Mi idea es tener mi propio estudio", resalta Del Barrio de cara a poder llevar a los "invitados cercanos" al lugar de grabación, ya que ahora tiene que pelear contra las interferencias y limitaciones técnicas de aplicaciones como Skype.

Ana Zafra