EFECórdoba

Los egresados que cursan programas bilingües "salen mejor preparados para el siglo XXI" que quienes lo hacen en programas monolingües, ya que tienen más grado de empatía cultural, la llamada 'conciencia intercultural', mayor movilidad y una empleabilidad más alta, según una investigación de los profesores de la Universidad de Córdoba Elena Gómez Parra y Roberto Espejo Mohedano.

Gómez Parra, profesora titular del Departamento de Filología Inglesa y Alemana de la Facultad de Educación de Universidad de Córdoba, explica, en una conversación con Efe, que la conciencia intercultural se entiende "cómo el individuo percibe su competencia intercultural ante el mundo, es decir, 'cuánto intercultural creo yo que soy' ".

"No es un término que se pueda medir a las bravas, pero hace referencia a cómo el hablante piensa que puede interactuar en contextos interculturales con gentes de distintos bagajes, no solo nacionales, sino también culturales", explica.

Algo así como "cuánto es abierto de mente, absorber e interactuar, ponerte en el pellejo de otro, eres capaz de asumir que alguien, por ejemplo, come a las doce de la mañana y no a las dos y media como tú o por qué alguien entiende la religión de una determinada manera y no te molesta y además eres capaz de interactuar con él", ha puesto a modo de ejemplo.

El estudio, que ha desarrollo junto al catedrático del área de conocimiento de Estadística e Investigación Operativa de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad cordobesa Roberto Espejo Mohedano, mide lo que "en cierto modo es un grado de empatía cultural" y viene a echar al traste "un montón de literatura en todo el mundo" que se manifiesta en contra de los programas bilingües, ha señalado.

Según Elena Gómez, la "literatura dice que los programas bilingües no implementan bien el eje cultural, todos nos quejamos de que los alumnos no tienen las suficientes competencias interculturales o que los programas no tienen asignaturas de competencias interculturales, sin embargo, el estudio dice lo contrario, que los egresados de programas bilingües tienen mucha más conciencia intercultural que los de programas no bilingües y eso, además, es muy llamativo en Canadá, donde el 100 % de los hablantes son bilingües".

El caso canadiense es paradigmático, ya que se trata de una población que habla dos idiomas, inglés y francés, pese a lo cual, asegura la docente de la Universidad de Córdoba, "“los bilingües canadienses que egresan de programas bilingües tienen más competencias interculturales y más conciencia intercultural que los bilingües que egresan de programas monolingües".

El estudio, que se ha realizado con la muestra recogida de datos de 2025 encuestas de seis países de los cinco continentes (España, Canadá, Nigeria, India, México y Australia), aunque se ha recopilado información de casi todo el mundo, "habla, además, de que tienen mejor empleabilidad porque dicen que se han colocado más fácilmente gracias a sus títulos bilingües y son gente que se mueve muy bien por el mundo y que viaja mucho y no solo por trabajo".

En definitiva, para Elena Gómez, los egresados bilingües "tienen más movilidad, más empleabilidad y más conciencia intercultural", lo que le lleva a la conclusión de que "salen mejor preparados para el siglo XXI" que quienes estudian en programas monolingües.

De hecho, la "conciencia intercultural se confirma como un valor que los hablantes egresados de programas bilingües consideran importante en el desarrollo de sus vidas", según las conclusiones del trabajo sobre 'La competencia intercultural de los egresados de programas bilingües. Un estudio internacional' y que ha recibido IX Premio Luis Rodríguez a la Investigación e Innovación para la Interculturalidad, que concede la Universidad de Córdoba.

En esta línea, la profesora cordobesa enfatiza en que "el estudio habla de que tienen mejor empleabilidad porque dicen que se han colocado más fácilmente gracias a sus títulos bilingües" y, de ahí, que rechace que haya "mucha prensa que dice que el bilingüismo está fracasando" y a la realidad de que "los programas se están cerrando porque los niños no aprenden y los padres están en contra", ya que "este estudio da al traste con eso" desde "un análisis actualizado y realista de la eficacia de los programas bilingües"”.

Ahora se dispone, señala el texto premiado, de "colecciones ingentes de información", se trata, en palabras de la profesora Gómez Parra, de "respuestas de casi todos los países del mundo y, aunque las vamos a seguir analizando, las conclusiones podrían apuntar al mismo sentido"”.

En todo caso, "el análisis de datos ha sido laborioso porque están muy refinados, es un estudio puntero, primero por las conclusiones y después por el tipo de análisis que se ha hecho"”, concluye la docente. Por Álvaro Vega