EFEMálaga

El maltrato a la mujer viene de la desigualdad y la única manera de eliminar la violencia contra la mujer es la educación, la educación en igualdad, para eliminar el rol de que la mujer es la que cuida y el hombre el que trabaja, según ha asegurado la letrada Claudia Mantecón Camargo, experta en igualdad de género.

Mantecón Camargo ha explicado en una entrevista a Efe que hay que insistir en la educación: "es la base para poder acabar con la violencia de género y de cualquier otro tipo de violencia", ya que considera que nos han educado en un mundo donde la igualdad de hombres y mujeres era de palabra, "pero no es real".

Ha subrayado que tiene que ser una educación igualitaria donde los niños y las niñas crezcan en igualdad pero también con equidad, dando a cada persona lo que necesita.

Esta experta en igualdad de género ha alertado de que sigue habiendo personas que piensan que el amor tiene que doler y que es normal cierto control, "el amor romántico", y ha lamentado que ello incluso se esté alimentando actualmente "en series y películas donde la mujer tiene que ser enamorada, la que se convierte en vampiro por amor y el hombre es la persona con fuerza, el guerrero".

Claudia Mantecón ha hecho un llamamiento para que se entienda que el "maltrato viene de la desigualdad".

También ha advertido de que "la nueva tecnología mal usada ayudan a más control" y ha alertado a los padres y madres para que estén en alerta.

Ha confirmado que muchas a mujeres les cuesta interponer una denuncia de malos tratos contra el padre de sus hijos, su pareja, donde hay un vínculo sentimental, por lo que considera que es muy importante un buen asesoramiento jurídico y ayuda psicológica.

Además ha aseverado que también suele haber un componente social y económico, "muchas dependen económicamente de su maltratador", por lo que ha incidido en que hay que enseñar a las niñas a que tengan una independencia económica, una preparación, "no se puede depender nunca de nadie".

Ha reivindicado estudiar cada caso por separado ya que cada mujer tiene unas circunstancias personales y una historia de vida truncada y necesitan ayuda para poder volver a salir al mundo ya que la maltratada se culpabilizan de todo.

Preguntada sobre cuando un maltratador pasa de la palabra a los golpes ha explicado que no suele haber un detonante concreto ya que en el maltrato se va produciendo de manera sutil y poco a poco van quitando la autoestima a su pareja.

Ha explicado que es como "el pavo real que procura al principio no graznar para no asustarla, todo es maravilloso, pero luego vienen las palabras mal sonantes, que no te pongas una cosa concreta o esa amiga no me gusta, o no te vayas aunque tengas algo importante porque estoy triste y déjame el móvil si me quieres".

Ha animado a que todos miremos a nuestro alrededor ya que en la vida diaria muchos pueden conocer a alguien, a una amiga, a un familiar que no está en una situación de igualdad.

"Vemos comportamientos en una simple reunión de amigos, de trabajo o de familia de que alguien no está tratando a su pareja de manera adecuada y hay que actuar, aunque es complicado", ha reconocido la abogada, que ha subrayado "eso es violencia de género. Es eso, no tratar por igual a tu pareja".

Ha hecho hincapié en que la violencia de género no solo se produce cuando se agrede y se causa sangre sino cuando no se trata por igual a tu pareja y que por ello hay que insistir a las mujeres en que no aparece de repente, se va fraguando poco a poco, con palabras, con gestos y no se detecta fácilmente.