EFECórdoba

La diseñadora Juana Martín (Córdoba, 1974) se convierte este jueves en la primera española en exponer sus creaciones en la Semana de la Alta Costura de París y mostrará, ante "lo más selecto" de la moda, sus "raíces", una Andalucía que "va en cuerpo y alma y en su pureza más extrema".

En una entrevista con EFE días antes de viajar a París y tras "dos noches casi sin dormir", la diseñadora cordobesa reconoce los "nervios" pero a la vez las "muchas ganas" de afrontar la cita, las mismas que la "primera vez" que expuso sus diseños allí, aunque entonces lo hacía en el "marco" de la muestra oficial.

Ahora lo hará entre los diseños de Fendi Couture y Adeline André, que cerrará una semana de moda en París en la que ya han estado otras firmas españolas invitadas como Balenciaga o Josep Font, pero nunca antes una mujer.

"No estoy asustada, pero sí con mucho respeto", asegura Martín, quien subraya que se trata de la "Alta Costura" y, por tanto, el "respeto siempre es enorme". "Ya lo tienes sin hacerlo, y más estando anteriormente aquí, pero siendo oficialmente... ahora estamos en la parte más importante del mundo de la moda", apostilla la cordobesa.

Martín, que en 2005 ya rompió techos de cristal al ser la primera mujer andaluza y gitana en desfilar sobre la pasarela Cibeles de Madrid, reconoce que la cita parisina es una "de las más importantes" de su vida, "muchos años de carrera, de lucha, de constancia, de entrega y sacrificio".

"La culminación de un trabajo de tanto tiempo", zanja la diseñadora, quien resalta que se trata de "una ilusión que se ha cumplido" y, además, el hecho de ser "la primera mujer española en la historia" en hacerlo en la semana grande de París, tiene "un peso importante". Por tanto, una "recompensa a tanto trabajo y sacrificio".

Acostumbrada a la vorágine del día a día, a Martín le comunican desde la Federación Francesa de la Alta Costura y de la Moda (FHCM) que estará en París "a finales de mayo, en plena feria de Córdoba y de moda flamenca" y, aunque se mostró "eufórica", le pilló con "muchísimo trabajo" para todas las "clientes que son fieles a nuestra marca".

Desde entonces, un trabajo "a contrarreloj" para llegar a una cita que imagina que "sí que algo cambiará" en su vida, como muestra el hecho de que llega con "un mes sin parar" de atender a la "prensa internacional" que antes "hacía, pero ahora con más motivo".

"Hay que estar y responder", apuesta una diseñadora "fiel a las raíces" que le han guiado en su carrera hasta este momento en París, donde está acompañada de un "equipo maravilloso de gente", las mismas personas han estado "desde el comienzo", como Rafa Maqueda (estilista), Menchu Benítez (maquillaje) o Pinsapo (floristería), gente "de Córdoba, de mi tierra".

En la pasarela estará "muy apoyada" por una de las "primeras figuras" de España en el flamenco como Israel Fernández y Diego del Morao a la guitarra, así como por la actriz Rossy de Palma, que "tendrá un peso importante en el desfile".

"Ahí te sientes entre amigos, y eso te da confianza y tranquilidad" para mostrar su obra en la que "Andalucía es la imagen", pero "no esa Andalucía típica de souvenir", sino "con clase, con nombre y sello propio, que tiene raíces, que tiene cultura, que exporta moda".

Una Andalucía que "se reinventa cada temporada" y que "utiliza sus costumbres, sus tradiciones, su folclore" para "crear algo diferente", que "diga mucho más" que el "nivel propio que en sí ya tiene".

La diseñadora espera "dejar a Andalucía en el pabellón más alto" y para ello mostrará toda su "artesanía tradicional", que es "brutal" y en la que la Marca Córdoba juega un papel "muy especial" con sus "cordobanes, los joyeros que trabajan la orfebrería como la plata pura" o las "flores de porcelana a mano" del imaginero Manuel Martín.

Tampoco se olvida la cordobesa de la colaboración de Marqués de Cáceres, unos "vinos que apoyan el flamenco y el aire andaluz" y que maridan una unión de "alegría" para llevar Andalucía hasta París "en cuerpo y alma y en su pureza más extrema".

Luis Ortega