EFESevilla

El Sevilla volvió este domingo a los entrenamientos y empezó a preparar los dieciseisavos de final de la Copa del Rey que les mide el próximo martes al Levante en el Sánchez Pizjuán, lo que es la mejor terapia para olvidar en enfado con el VAR con el que acabó el equipo el sábado tras el partido del Bernabéu.

Técnicos, jugadores y dirigentes sevillistas no pudieron reprimir su enfado por lo que consideraron una decisión injusta arbitral, tras consulta con el VAR, al anular un gol del holandés Luuk de Jong cuando el partido ante el Real Madrid marcaba un 0-0 y que finalmente concluyó con un 2-1 a favor del equipo local.

Sin mucho tiempo para aumentar la polémica, la plantilla que dirige Julen Lopetegui trabajó este domingo en su ciudad deportiva para afrontar el partido del martes en uno de los dos emparejamientos de Copa que ha unido a equipos de LaLiga Santander, ya que el otro es el Real Sociedad-Espanyol.

El técnico vasco, que tiene en la recámara el partido del próximo sábado ante el Granada, también en el feudo sevillista y correspondiente a la segunda jornada de la segunda vuelta del torneo liguero, tendrá que hacer recuento del estado físico de sus jugadores para afrontar con garantías las dos citas de la semana.

Así, el equipo se ejercitó con el balón específico de la Copa del Rey en una sesión en la que los titulares ante el Real Madrid tuvieron recuperación en el gimnasio, informó el club en un comunicado.

Lopetegui ha citado a sus jugadores para el lunes en una nueva sesión preparatoria, la última antes del partido del martes, y posteriormente el técnico ofrecerá la rueda de prensa previa a la visita del Levante.