EFECórdoba

Las altas temperaturas que han sido protagonistas los últimos días en Andalucía hacen que las jornadas laborales en los distintos sectores, principalmente en la construcción y el campo, pasen a ser intensivas a la espera de que tengan que ser revisadas y adaptadas a la realidad de los cambios climatológicos.

La repentina subida de las temperaturas en mayo y la primera ola de calor "oficial" a principios de junio han abierto el debate sobre la conveniencia de cambiar esos horarios para proteger a los trabajadores de las temperaturas extremas.

Actualmente, en Andalucía, en concordancia con la normativa nacional, la jornada intensiva puede extenderse desde el 1 junio hasta el 30 de septiembre con un horario de 8.00 a 15.00 horas o de 8.30 a 15.30 horas durante el verano.

No obstante, debido a las condiciones extremas en algunos puntos de la comunidad, principalmente en el Valle del Guadalquivir, la normativa puede ser flexible en cuanto a los usos, costumbres o peculiaridades de cada sector y en cada provincia.

Aunque se trata de una normativa general, los trabajadores de los sectores de la construcción, más de 220.000 empleos, y de actividades de agricultura, ganadería, silvicultura y pesca, unas 265.000 personas, son los más afectados y sus convenios son dispares.

Según la normativa laboral estatal, la exposición a las condiciones ambientales de los lugares de trabajo "no deberá suponer un riesgo para la seguridad y salud de los trabajadores", por lo que deberán evitarse "las temperaturas y las humedades extremas".

En la construcción, su convenio recuerda que "deberá protegerse a los trabajadores contra las inclemencias atmosféricas", por lo que cuando las temperaturas sean "extremas", especialmente en las olas de calor, se podrán proponer horarios distintos que permitan evitar las horas de mayor insolación.

En la provincia de Málaga existe una fuerte confrontación entre la propuesta sindical, una jornada de siete horas desde el 27 de junio hasta el 3 de septiembre, y la patronal, que defiende el horario de verano actual entre el 18 de julio y el 31 de agosto.

En Sevilla, la jornada intensiva de siete horas se desarrolla entre el 27 junio y el 2 de septiembre, mientras que en Cádiz abarca los meses de julio y agosto, con una jornada laboral de siete horas entre semana y cinco los sábados.

Por su lado, en Granada la jornada intensiva es de ocho horas continuadas entre el 27 de junio y el 19 de agosto, mientras que en Córdoba abarca desde el 20 de junio hasta el 2 de septiembre con siete horas diarias.

En la provincia de Huelva, la jornada intensiva se extiende desde el 13 de junio al 19 de agosto con siete horas por regla general, mientras que en Almería entre el 26 de julio y el 27 de agosto se establece una jornada continuada de siete horas.

Finalmente, en Jaén se realiza jornada intensiva de siete horas durante 40 días laborables en los meses de julio y agosto en las fechas determinadas en el calendario laboral de cada año.

Por su parte, el convenio andaluz del campo de 2008 establece para los meses de julio y agosto la jornada intensiva de siete horas, aunque permite adaptarla a las peculiaridades de cada zona productiva.

En Almería, con convenio de 2015, la jornada es de 40 horas, si bien en faenas afectadas por condiciones anormales de temperatura o humedad no podrá exceder de 38, que en los trabajos de invernadero será obligatorio durante los meses de junio a septiembre.

En Cádiz, con texto de 2022 y 39 horas, cuando las circunstancias estacionales determinen la necesidad de intensificar el trabajo o concentrarlo en determinadas fechas o periodos, la jornada diaria no podrá exceder de doce horas de trabajo.

La jornada intensiva se inicia el 1 de junio en Córdoba hasta la primera semana de septiembre, y en el acuerdo hasta 2023 se refleja que los trabajadores, durante junio, julio y agosto, tendrán una jornada será de 6 horas y 10 minutos.

En Granada, el convenio de 2018 establece 39 horas semanales y ajusta a la normativa regional, mientras que en Jaén, con texto de 2022, cuando la jornada se desarrolle de forma intensiva o continuada en los meses de noviembre, diciembre, enero, febrero, julio y agosto, calificados como de rigor climatológico, será de 37 horas semanales.

Respecto a Málaga, con acuerdo de 2021 y 39 horas, las jornadas intensivas serán preferiblemente en los meses de julio y agosto, mientras que en Sevilla, con las mismas horas y texto de 2021, la jornada intensiva se aplicará preferentemente en todos los cultivos siempre que las necesidades lo posibiliten.

Finalmente, en la provincia de Huelva, cuyo convenio vigente es de 2020 y marca 39 horas de trabajo, la jornada intensiva se establece por acuerdo entre la empresa y los sindicatos entre 1 de junio y 31 de agosto, siempre que los trabajos lo permitan.

De esta manera, entre las reivindicaciones de los trabajadores y la vigencia de los convenios provinciales, queda patente la urgente necesidad de adaptar las condiciones laborales a los cambios climáticos del futuro y que ya son una realidad.