EFESevilla

"Podemos volver al confinamiento" en caso de que "no se cumplan las normas" de prevención como la distancia de seguridad, el lavado de manos y el uso de las mascarillas, ha advertido la portavoz del Grupo Asesor de Seguimiento del Coronavirus en Andalucía, Inmaculada Salcedo, en una entrevista con Efe.

"Si empezamos a romper las reglas y a no cumplir las normas, pensando que en una fiestecita con dos copitas no pasa nada, pues tendremos rebrotes y tendríamos que volver a una situación inicial que sería muy desagradable", ha explicado Salcedo, que considera que el "principal peligro" de los rebrotes son las medidas preventivas que "no se guardan".

Entre ellas, ha citado "irse de fiesta, no ponerse las mascarillas, no guardar la distancia interpersonal, no lavarse las manos" así como las acumulaciones de personas sin medidas de precaución.

"Si somos capaces de respetar las medidas de prevención que nos digan las autoridades sanitarias y comportarnos adecuadamente, podremos estar cada vez más tranquilos" respecto al coronavirus, para el que aún no existe un tratamiento específico antiviral ni una vacuna, ha recordado.

Los rebrotes, que desde Salud temen y ante los que están "muy atentos", pueden ocurrir en "cualquier momento" y no solo en otoño, como ha ocurrido en Reino Unido o Alemania, ha señalado.

Los ciudadanos deben "meterse en el disco duro" y hacer suyas de forma permanente las medidas de prevención para evitar la propagación del coronavirus, ha insistido Salcedo, que es la responsable del servicio de Medicina Preventiva y Salud Pública del Hospital Reina Sofía de Córdoba.

Esa regresión sería "un fracaso muy grande" desde el punto de vista económico, social, laboral y sanitario, ha puntualizado la doctora antes de sostener que "podemos volver al confinamiento", lo que ha dicho que ya está ocurriendo en países como Alemania y en ciudades como Pekín.

"Tenemos que ser muy respetuosos, de nosotros va a depender" que no se produzca un nuevo confinamiento, ha enfatizado la portavoz del Grupo Andaluz, que considera que la pandemia de coronavirus está a nivel mundial en su "punto álgido" y que la enfermedad sigue presente entre los ciudadanos.

En España cree que la situación es "buena" respecto a la pandemia porque "estamos viviendo de las rentas" del confinamiento, que cortó la propagación del coronavirus.

Para prevenir una nueva expansión de la enfermedad, ha propuesto que se hagan controles a los ciudadanos que llegan a los aeropuertos y ha dicho que los países con nuevos brotes "no deberían dejar que hubiera mucho flujo de sus viajeros para acá".

"Creo que debería haber un cierto control, evidentemente", sobre los que llegan a Andalucía, aunque la decisión final que se adopte al respecto la tomará el grupo asesor de expertos, ha añadido la portavoz.

Ante una nueva expansión del coronavirus, ha asegurado que Andalucía está preparada porque se ha hecho un acopio de material para seis meses que "ojalá" no haya que utilizar.

Los cambios de actitud que ha exigido esta pandemia deben mantenerse de forma permanente cuando se tengan síntomas de enfermedades respiratorias, y el uso de mascarillas debe prolongarse hasta que haya cero casos de covid-19 de forma reiterada, aunque considera que luego habrá que seguir con el lavado permanente de las manos y el uso de pañuelos desechables al toser o estornudar.

Cuando una persona tenga "un catarrazo" no debe saludar a los demás porque tiene consecuencias negativas aunque "se diga que no pasa nada; sí pasa", ha enfatizado antes de agregar que cuando se tengan esos síntomas, no se debe ir al trabajo, a clase ni a lugares en los que se concentren muchas personas.

La pandemia ha ofrecido a Salcedo dos lecciones, la primera de ellas que se necesita invertir en salud pública, con más personal en epidemiología, prevención y atención primaria así como una "coordinación absoluta" en todos los niveles asistenciales, y la segunda, que la población "aprenda muy bien" las medidas preventivas.

"Cada vez tenemos menos posibilidades de tratamiento para muchos de estos virus y bacterias, hay muchos gérmenes multirresistentes, muchos virus que no tienen tratamiento y no podemos estar esperando a que haya algo que lo cure", ha explicado.

También se ha quejado de que se están haciendo "demasiados" test solo para "calmar la ansiedad" y a la "desesperada", y ha alertado que se deben hacer cuando existan síntomas para cortar la propagación a la vez que ha apuntado que un día pueden dar positivos y al siguiente negativo y ofrecer una "sensación de falsa tranquilidad".

"El virus está ahí, y si nos descuidamos empieza a contagiar otra vez", ha concluido Salcedo después de alabar la actitud de los ciudadanos y de afirmar que mientras la población se confinaba en sus casas, "los médicos lo hacíamos en los centros sanitarios".

Manuel Rus