EFESevilla

El entrenador del Betis, Joan Francesc Ferrer 'Rubi', ha asegurado este viernes en rueda de prensa que se encuentra "bien, muy fuerte y con muchas ganas de trabajar" a pesar de que se podría jugar su futuro en el doble compromiso como visitante que afrontará su equipo en las dos próximas jornadas.

Rubi cree que la suya es "una situación normal" porque "es cierto" que el Betis no ha "comenzado bien" y asume que, en su puesto, "todo son finales", ya que un "entrenador está expuesto", pero considera un error mirar "únicamente" los nueve puntos que han sumado los verdiblancos.

El técnico espera que el duelo del domingo contra la Real Sociedad sea "un partido atractivo entre jugadores con mucha categoría" y aseguró que el equipo donostiarra "es el que más" le "ha gustado en lo que va de Liga" porque "tiene talento y creatividad, aunque sufre en cuestiones de orden", lo que lo convierte en "un equipo con unos parámetros parecidos" al suyo.

Rubi destacó que los vascos disponen de "futbolistas arriba con mucha calidad" y que "tienen mucha hambre, ya que el año pasado se quedaron fuera de Europa en la última jornada", si bien advirtió que "la dificultad es grande con todos los equipos" y puede que los verdiblancos se sientan "más cómodos con los grandes".

El preparador catalán reiteró que está "tranquilo por la confianza depositada" en él por los dirigentes del Betis, "aunque los entrenadores" tiene "un examen en cada partido", por lo que le "influye poco el runrún" que pueda haber alrededor de su futuro.

A Rubi no le preocupa especialmente la baja de larga duración del centrocampista portugués William Carvalho, pues dispone de "otros mediocentros que pueden jugar ahí, jugadores válidos a los que tocará demostrar" que tienen un sitio en la plantilla del Betis porque "les llega una oportunidad que tendrán que aprovechar".