EFEAlhaurín de la Torre (Málaga)

Las escuelas de antaño que se muestran en películas o libros evocan con nostalgia ese ambiente y hay antiguos alumnos que conservan con mimo material escolar cual tesoro, unas añoranzas como las que han llevado a crear un lugar para disfrutar de estos recuerdos: el Museo Andaluz de la Educación (MAE).

Frente al recorrido convencional de otros centros expositivos en España que dividen sus salas por épocas históricas, el MAE -que permanece abierto en la actualidad pese a las circunstancias de la pandemia- ofrece al visitante una muestra planteada por las materias de enseñanza que los estudiantes cursaban en su paso por la escuela.

Las piezas favoritas de los visitantes son las que muestran más el paso del tiempo como la tabla periódica de los elementos químicos de los años 50, donde se aprecia que aún no se habían descubierto algunos de ellos, o un cuadro de las pesas, medidas y monedas de la época de Isabel II, del que sólo hay dos ejemplares en España.

Ubicado en Alhaurín de la Torre (Málaga) es un centro propio del Ayuntamiento y uno de los donantes de la colección, el ingeniero y profesor José Antonio Mañas destaca a Efe que es un museo “de sensaciones”, ya que, además de la emoción que experimentan los más mayores, los niños admiran la evolución de la escuela desde la tiza a las pizarras digitales.

“Los niños se sorprenden de ver cosas que no comprenden y las personas mayores se emocionan mucho cuando ven sus primeros libros o plumier”, ha asegurado.

Aunque el acento de este espacio esté en las sensaciones de los visitantes, Mañas ha explicado que también pretenden ser un punto de encuentro para profesionales de la educación y quienes quieran conocer cómo fue el pasado educativo “desde la Ley Moyano hasta la Ley General de Educación de 1970”.

El museo, inaugurado hace un año, es el primero dedicado a la educación en Andalucía y el edificio que lo alberga fue un centro cultural conocido como el “Hogar del Productor”, precisa el gerente del MAE y segundo teniente de alcalde del consistorio, Manuel López.

Señala que la colección se compone en su mayoría de las recopilaciones propias de Mañas y del fallecido profesor malagueño Jesús Asensi, aunque la apertura del museo ha logrado implicar a los vecinos y que estos hagan también donaciones del material escolar de su infancia.

El gran logro de la educación ha sido convertirse en una escuela para todos que supone una disminución del analfabetismo y un espacio más inclusivo, una evolución que se puede apreciar en los materiales expuestos, manifiesta a Efe la catedrática en Historia de la Educación Carmen Sanchidrián, que forma parte del consejo asesor del museo.

En un intento por vislumbrar el futuro escenario de la educación tras la experiencia del coronavirus, opina que una de las consecuencias puede ser el “aumento de las desigualdades” entre los niños debido a los medios exigidos para las clases digitales, ya que no todas las familias tienen los recursos económicos suficientes.

Entre los próximos planes para el museo está crear una sección específica para la Educación General Básica (EGB), que pretenden inaugurar antes de Navidad, y trasladar la sede al edificio más antiguo de la ciudad, la Casa del Conde, ya que el espacio actual mantendrá una parte de la colección y dará lugar al nuevo Museo de Ciencias y Tecnología.

Este museo educativo cuenta con una agenda de actividades muy variada, algunas de ellos telemáticas debido a la pandemia, caso del ciclo de conferencias “El MAE se mueve”, en el que destaca la presencia de la subdirectora de “El País” Montserrat Domínguez el próximo 2 de diciembre.

Ángela Amorós