EFECádiz

Unos 3.000 aficionados alentaron este jueves a la selección española de fútbol y, en una noche fresca en Cádiz, le dieron calor en el estadio Ramón de Carranza en el último entrenamiento antes del partido del viernes ante Malta, correspondiente a la novena y penúltima jornada de la fase de clasificación para la Eurocopa 2020.

España, líder del Grupo F con 20 puntos, busca certificar en la capital gaditana el liderato de su grupo, al estar ya clasificado de forma matemática para el campeonato continental.

En una noche fría, con 15 grados de temperatura y viento de 25 kilómetros por hora, la selección dirigida por Robert Moreno ha comenzado el ensayo con un rondito en el centro del campo, con algarabía en la grada viendo los robos de balón entre los jugadores.

A continuación, los jugadores de campo disputaron un partidillo en la zona central del césped, con ánimos continuos desde la grada a los futbolistas, siendo el más aclamado el capitán, Sergio Ramos.

Mientras tanto, los porteros calentaron a las órdenes del preparador específico, José Manuel Ochotorena.

David de Gea, Kepa Arrizabalaga y Pau López se prepararon para la siguiente sección de disparos a puerta, en la que primero se sirvieron centros, desde las dos bandas, para una sucesión de chuts con intercambio de guardametas.

Posteriormente, los disparos se efectuaron desde la media luna del área en un ciclo de lanzamientos para afinar la puntería y, a la vez, poner a prueba a los porteros.

Entre los espectadores que acudieron al entrenamiento de España en el Ramón Carranza estuvo Manolo 'el del Bombo', uno de los más conocidos seguidores españoles que lleva cuarenta años acompañando a la selección nacional.